Uso de la tilde

Aquellos que pasan de las tildes están de enhorabuena porque la RAE admite una serie de palabras de uso común que se pueden escribir con o sin ella.

Fútbol / Futbol – Vídeo / Video – Cóctel / Coctel – Daiquirí / Daiquiri

Chófer / Chofer – Ícono / Icono – Maníaco / Maniaco – Élite / Elite

Período / Periodo – Kárate / Karate – Zodíaco / Zodiaco – Policíaco / Policiaco

Elíxir / Elixir – Olimpíada / Olimpiada – Pudín / Pudin

Con tilde en la e

Foto de “Con tilde en la e”

01/ Este, ese, aquel: la tilde de los demostrativos, sean adjetivos o pronombres, fue eliminada hace unos años con las nuevas reglas de la última Ortografía académica.

02/ Solo: la última Ortografía académica también señala que esta palabra, ya sea adverbio o adjetivo, no debe llevar tilde ni siquiera en caso de ambigüedad.

03/ Fue, dio, vio: no llevan tilde, ya que las normas de ortografía establecen que los monosílabos no se acentúan nunca gráficamente, a excepción de los casos de tilde dicarítica.

04/ Huir, rehuir: la primera es monosílaba ya que ui siempre es diptongo; y la segunda es aguda terminada en erre, por lo que ambas deben escribirse sin tilde.

05/ Hubierais, hubieseis, fuerais, fueseis: todas son palabras llanas acabadas en ese y si separamos sus sílabas quedarían así: hu-bie-rais, hu-bie-seis, fue-rais y fue-seis.

06/ Construido, incluido, influido, gratuito, huida, hinduismo, altruismo: no llevan tilde porque se trata de términos llanos que acaban en vocal.

07/ Acabose, ponme: al ser formas verbales que incluyen pronombres pueden o no llevar tilde según las normas de acentuación ortográfica actuales, por lo que como son palabras llanas que terminan en vocal, no llevan tilde.

08/ Heroico, estoico: oi es un diptongo, por lo tanto ambas palabras son llanas y trisílabas termnadas en vocal, con lo cual se escriben sin tilde.

09/ Continuo: en este caso es un adjetivo y es una palabrta llana que acaba en vocal, por lo que lleva tilde. Sin embargo las formas verbales continúo y continuó si la llevan.

10/ Chiita, diita: dos vocales iguales seguidas forman un hiato, y en estos casos estamos ante palabras llanas acabadas en vocal, por lo que carecen de acento ortográfico.

11/ Caracteres: la palabra en singular es carácter y lleva tilde, quizás es por eso que se tiende a usarla también en el plural, sin embargo es erróneo porque porque se pasa el acento de la a a la e, así que sigue siedo una palabra llana.

12/ Imagen, examen, volumen, resumen, origen, joven, margen: son palabras llanas que acaban en ene, por lo que no llevan tilde, sin embargo sus plurales sí porque pasan a ser palabras esdrújulas.

13/ Ti: como otros pronombres llevan tilde, hay cierta tendencia a ponérsela también a este término, sin embargo es un error ya que en este caso no hay que diferenciarla de ninguna otra palabra, mientras que a los pronombres mí y tú sí.

 

 

 

Anuncios

Sustantivos ambiguos

El mar. La mar.
El mar. ¡Solo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?

En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.

Padre, ¿por qué me trajiste
acá?

Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!

Poema “El mar, la mar” de Rafael Alberti.

Hay una serie de nombres en español que se denominan “sustantivos ambiguos” porque admiten tanto el género femenino como el masculino: la mar o el mar, la maratón o el maratón, la azúcar o el azúcar, la internet o el internet y algunos más.

Los adjetivos que acompañen a estos nombres deben concordar en género y número, sin embargo se dan circunstancias excepcionales como por ejemplo los plurales, en los que se usa mayoritariamente el masculino, así tenemos los azúcares, los mares o los maratones. En el caso de internet, no he encontrado su uso en forma plural, quizá poque se trata de un nombre propio, el de la red de redes, cuyo uso se está convirtiendo en común debido al proceso de lexicalización que está sufriendo este término; es por ello que internet se puede utilizar sin artículo y con la inicial en mayúscula o minúscula.

Una singularidad más es que el adjetivo azúcar admite el uso del artículo masculino con un adjetivo femenino, por ello encontramos construcciones como el azúcar refinada, sin embargo no tenemos el media maratón,pero sí el medio maratón o la media maratón.

Para terminar, el sustantivo sartén se puede usar también con el artículo en femenino o masculino, así podemos ver la sartén o el sartén. La primera es más común en los hispanohablantes españoles, mientras que la segunda es más utilizada por los hablantes de Centroamérica y América del Sur.

“Private Investigations” de Dire Straits

Foto de Wikipedia

Foto de Wikipedia

Una vez más traigo a este blog a mi grupo favorito, Dire Straits. En la anterior ocasión hablé de su canción Lady Writer, inspirada en la escritora Marina Warner; y esta vez traigo Private Investigations, una canción del disco Love over Gold, que más tarde apareció en Money for Nothing y Sultans of Swing: The Very Best of Dire Straits, y, por último, en el recopilatorio al que dio nombre: Private Investigations: The Very Best of Dire Straits & Mark Knopfler.

Esta magnífica y larga canción llegó a estar en el nº 2 de las listas de Reino Unido, fue utilizada en la película Comfort and Joy (1984) de Bill Forsyth y para publicidad en 1994.

Los acordes, la letra, cómo empieza y cómo va creciendo y metiendo al público en la trama que va a desarrollar. Es un temazo que no está entre los que más se escuchan cuando se pinchan canciones de Dire Straits, pero que nada tiene que envidiar a otros mucho más conocidos.

Al parecer Mark Knopfler se inspiró en las novelas de Raymond Chandler para escribir esta canción. Y tiene sentido dado que se trata de un autor de novela negra estadounidense, su estilo es irónico y cínico con diálogos muy ingeniosos. Entre sus obras destacan El sueño eterno, su primera publicación mediante la que dio a conocer al detective Marlowe; y El largo adiós, una reflexión sobre el amor, la lealtad y la amistad que se desarrolla en el entorno de unos crímenes de la alta sociedad de California.

Grammar Nazi

Hace unos años, mi amigo Fabián me envió un vídeo llamándome “Grammar Nazi”, ahora no recuerdo si fue a través de Twitter o me etiquetó en Facebook.

El vídeo es este que comparto a continuación.

 

Me reí mucho y recuerdo que hice bromas al respecto.

Pues bien, recientemente alguien me ha hecho llegar este otro vídeo cuyo mensaje es similar aunque el estilo de la historia sea otro.

 

Como me siento identificada con ambos, y como me río de mí misma, he querido compartirlo con todos los que leen este blog por dos motivos: por un lado, porque quería tener un detalle jocoso; por otro, porque seguro que muchos se sienten identificados y/o conocen a alguien que es “Grammar Nazi”, como yo. 🙂

Redundancia

Redundancia es una palabra que en principio no tiene complejidad alguna en cuanto a su significado. La RAE la define así:

Del lat.redundantia.

1. f. Sobra o demasiada abundancia de cualquier cosa o en cualquier línea.

2. f. Repetición o uso excesivo de una palabra o concepto.

3. f. Cierta repetición de la información contenida en un mensaje que emite, a pesar de la pérdida de una parte de este, reconstruir su contenido.

Según esta definición, podemos decir que la redundancia no aporta nueva información sino que repite la quue ya contiene la palabra o el mensaje.

Algunas repeticiones comunes en la lengua son: subir arriba, bajar abajo, entrar dentro, salir fuera, hueco por dentro… Seguro que conoces muchas más, aunque hay bastantes que usamos en el día a día y que no parecen tan claras, como por ejemplo: lo vi con mis propios ojos, todos eran miembros de una misma familia, lo echaron de su propia casa, colaborar juntos, te lo vuelvo a repetir, ven aquí

Hay palabras a las que no es necesario añadir ninguna otra porque su signifcado ya contiene toda la información. Algunas de ellas son:

-Abajo suscrito: suscribir es escribir abajo.

-Accidente fortuito: un accidente ya es fortuito.

-Aterido de frío: aterido es entumecido por el frío.

-Beber líquidos: beber significa ingerir un líquido.

-Cita previa: una cita siempre tiene que haber sido acordada con anterioridad.

-Completamente abarrotado: abarrotado significa lleno, completo, saturado.

Es cierto que a veces somos coonscientes de su uso y añadimos la expresión “valga la redundancia”, aunque eso no justifica el uso erróneo de la lengua.

Sin embargo la redundancia es un recurso literario, sí, también se llama pleonasmo, de hecho en los análisis de textos que hacía en cuando estudiaba usábamos esta palabra para referirnos a este fenómeno.

Foto de karabanchel.com

Foto de karabanchel.com

El pleonasmo es una figura retórica que consiste en añadir palabras que no son necesarias a una frase con el fin de dar más fuerza a la expresión. ¿Dónde podemos ver uno que muchos conocemos? En la obra Manolito gatofas de Elvira Lindo, en la que la escritora pone en boca del niño el pleonasmo “mundo mundial”:

La sita Asunción, fuera de sus casillas, dio tres punterazos en la mesa y eso nos hizo acordarnos en masa de que estábamos en el colegio, en una clase y con una sita despiadada: la sita Asunción. Mi sita dice que da los punterazos en la mesa para desahogarse. En el fondo lo que a ella le gustaría sería darlos sobre cabezas humanas, lo que pasa que tiene la mala suerte de que ahora se lo prohíbe la Constitución española. «Si no fuera por la Constitución -dice a veces mi sita Asunción-, ibais a estar más tiesos que unas velas del Santo Sepulcro.» Mi sita Asunción dijo que nada de supermanes, ni de hombres arañas, ni de bellas ni de bestias; que teníamos que demostrar a Carabanchel, a España, a Estados Unidos y al planeta Tierra que éramos unos niños buenas personas, que luchábamos por la paz del Mundo Mundial y que ella había pensado que nos íbamos a vestir los treinta niños bestias que somos de palomas de la paz.

Fragmento del capítulo dedicado a “La paz mundial”.

“Fariña”, el libro prohibido

No sé si será cierta o no la noticia de que este libro ha sido secuestrado, lo han retirado de las librerías, etc., pero como estrategia de marketing es muy buena, tanto para la novela como para la serie, y todo lo que salga alrededor de esta historia.

En cualquier caso, y a colación de esta posible censura, ha llegado a mis manos “Finding Fariña”, una web en la que gracias a una herramienta de búsqueda de palabras se encuentra el contenido de Fariña en El Quijote. ¿Será verdad? No lo sé porque no he leído la obra prohibida. En cualquier caso, aquí tenéis el enlace, por si os interesa. A mí me resulta curioso.

La idea es del Gremio de Librerías de Madrid, y la web está disponible en español e inglés.

Finding Fariña: https://findingfarina.com/

Foto de Margalida Ramon

Foto de Margalida Ramon

 

El plural expresivo

¿Alguna vez te has preguntado por qué decimos “buenos días” cuando en realidad nos referimos a un solo día?

Es el tipo de plural que en español llamamos plural expresivo y que se utiliza para expresar intensidad en vez de cantidad, y en muchos casos también es para añadir énfasis a lo que decimos. De entre los idiomas más hablados y cercanos al español, solo nosotros utilizamos la forma plural: Bon dia (catalán), Good morning (inglés), Bonjour (francés), Buongiorno (italiano), Guten morgen (alemán)… siguiendo esto, en español deberíamos decir “buen día”, aunque es cierto que lo podemos haber escuchado, sin embargo su uso no está tan extendido y, a mí personalmente me rechina, a no ser que la frase sea “que tengas un buen día”.

Hay quienes piensan que su origen viene del español antiguo porque el saludo era “buenos días nos dé Dios”, refiriéndose a todos los días, no solo a este en cuestión. Defienden que la expresión se fue acortando, imagino que por aquello de la economía del lenguaje, y su significado pasó a ser el saludo de cada día.

Aparte de los saludos durante el día (“buenas tardes”, “buenas noches”), usamos más plurales expresivos de los que pensamos, pero no nos damos cuenta porque los aprendemos desde pequeños y no nos paramos a pensar demasiado en ellos; sin embargo para un extranjero que esté aprendiendo español, esto se puede convertir en un auténtico quebradero de cabeza.

Algunos ejemplos son: “felicidades”, “muchas gracias”, “hacer las paces”, “dale recuerdos de mi parte”, “te mando saludos”, “mis condolencias”, “felices fiestas”, “cambiar de aires”… ¿A que te vienen más a la cabeza?

Os dejo con el estupendo poema de Pablo Neruda, “Buenos días, ¿puedo pasar?” recitado por él mismo.

A %d blogueros les gusta esto: