“Machistadas” de Rocío Vidal

Hace tiempo fui a la presentación de este cómic y me divertí mucho, así que decidí comprarlo, de hecho mi ejemplar está firmado por la autora, con quien tuve la ocasión de intercambiar algunas palabras y unas risas.

Recientemente he leído el libro y, tengo que decir, que no me ha aportado nada nuevo. Lo siento por Rocío Vidal y por la gente que pueda decir lo contrario, pero es que a mí no me ha convencido. Su lectura es más de lo mismo en esta temática, ni siquiera los toques de humor me han sacado un sonrisa, ni mucho menos una carcajada. Y no es que no tengan gracia los chistes y las situaciones que la autora refleja, es que, en mi opinión, son chistes bastante manidos. Ya los he escuchado o leído muchas veces.

No sé si este resultado de mi lectura se debe a que he leído muchas cosas sobre el tema en diferentes formatos. O es que no solo he leído sino también he oído mucho sobre lo mismo y ya no veo nada nuevo.

Como filóloga tengo que hacer una crítica al uso de “e” cuando Vidal se refiere a los géneros femenino y masculino. Para bien o para mal, “crítiques”, “nosotres mismes” o “jodides” no existen en español, son faltas ortográficas. Es cierto que es mejor que la “@” o la “x” que usan algunos para referirse a ambos géneros, pero esa “e” es inadmisible en nuestro idioma.

Al principio pensé que se trataba de una errata en la impresión, pero después me di cuenta de que no era así. Cuando noté que se me había caído un ojo encima del libro.

Y, además, un poco después de utilizar “nosotres mismes” usa “nosotros”, lo cual muestra incoherencia en el uso de la lengua:

“… deberíamos ser más crítiques con nosotres mismes… Ahora tened el cuajo de decirme que el machismo no forma parte de nosotros”.

Siguiendo con el lenguaje, me gusta el desparpajo y la libertad con la que Rocío se expresa utilizando palabras muy comunes, y, por lo tanto, fáciles de entender. El texto es tan coloquial que parece una conversación entre colegas.

A pesar de lo dicho anteriormente, quiero destacar una reflexión del principio del libro que dice “Así que con el tiempo, un proyecto como “Machistadas” resultaría algo natural, porque me di cuenta de la cantidad de veces que mis seres queridos y yo habíamos compartido experiencias de este tipo, y mientras otras personas trataban de disculpar las situaciones incómodas y comentarios machistas con frases como “es que los hombres son así” yo pensaba… Tenemos esta mierda metida hasta el tuétano. Y no hablo precisamente de humor o de ficción, que creo que tienen su contexto para funcionar“.

La frase que he marcado en negrita tiene mucha importancia desde mi punto de vista porque la cosa se ha puesto de tal manera que a todo el mundo le molestan las bromas y, sin humor no vamos a ninguna parte. Todos, absolutamente todos, tenemos algo de lo que se puede hacer un chiste y no debemos enfadarnos por ello: haber nacido en un sitio, hablar con un acento, tener un determinado rasgo físico, etc. El humor es inteligencia y no hay nada como reírse de uno mismo.

Finalmente quiero añadir que, aunque el rosa no es mi color ni de lejos, las ilustraciones me han encantado, no solo el trazo sino también los diferentes personajes que protagonizan cada historia.

Anuncios

Reto cinco líneas – Junio 2019

Este mes no voy a explicar de qué va, solo te diré que para saberlo puedes entrar en la sección “Retos” de este blog.

Para junio Adella nos propone las palabras estrellas, conducido e interior, y sin más, voy con mi propuesta:

“TyK estaba aquella noche admirando las estrellas que la habían conducido hasta el interior de sí misma. La parte más profunda de su ser que ni ella misma conocía y que solo podía ser descubierta en un momento como aquel”.

“Forastera” de Diana Gabaldón

Tengo que decir que, en líneas generales, no soy lectora de novelas románticas, no es un género que me guste. Hace varios años decidí leer esta saga de ocho libros atraída por el contexto histórico en el que se ambienta la trama. Es el único motivo que me lleva a leer literatura romántica.

Imagen de la web de la autora

Los títulos de las novelas son los siguientes y deben leerse en este orden para que el argumento sea coherente:

  1. Forastera
  2. Atrapada en el tiempo
  3. Viajera
  4. Tambores de otoño
  5. La cruz ardiente
  6. Viento y ceniza
  7. Ecos del pasado
  8. Escrito con la sangre de mi corazón

Según la web de la autora un noveno libro titulado Go Tell The Bees That I am Gone (Ve y dile a las abejas que he partido) está en el horno, se dice que este año será publicado en inglés, yo de momento no tengo constancia de él.

Al término de la II Guerra Mundial, una pareja se va de vacaciones a Escocia. Durante ese período la protagonista, Claire, está paseando sola una tarde y llega a un círculo formado por piedras antiguas que llama poderosamente su atención, tanto que al acercarse cae en un trance que la teletransporta al año 1743. De esta manera experimenta la forma de vivir de la sociedad de la época, se enamora del coprotagonista, Jamie, un noble culto, sensible y valiente luchador, que a su vez siente la misma atracción por ella. Juntos vivirán numerosas aventuras y desventuras que los llavarán a decidir si ella regresa al s. XX o se queda con él en el s. XVIII.

La saga se publicó en 1991, año en el que ganó el Premio Rita de los Romance Writers of America por ser la mejor novela romántica.

En mi opinión, las novelas están bien estructuradas, las leí en inglés, así que no sé si la traducción a español es fiel a la obra original. En cualquier caso, son numerosas las historias paralelas al argumento central que bien podrían funcionar como historias cortas en sí mismas.

Esta serie de novelas ha levantado tanta espectación que de ella nacen otras obras relacionadas, es algo similar al Señor de los anillos, por poner un ejemplo. Es decir, salen hijos de las historias adheridas a la principal, lo cual sirve para vender más, como es lógico, y para mantener el interés mientras se cuece el noveno libro.

Y, como muchas sagas que tienen éxito, en 2014 salió a la luz la serie de cuatro temporadas Outlander, que refleja bastante bien la saga literaria, aunque la historia termina antes que la trama literaria, sin embargo el final parece que queda bien cerrado, aunque debido al éxito y al fruto que sigue dando la autora, no me sorprendería que retomaran la serie.

Reto cinco líneas – Mayo 2019

El mes pasado decidí tomarme un descanso de escritura.

¿Por qué? Por que sí, porque me apetecía desconectar de todo, absolutamente de todo y ahora lo retomo donde lo dejé. Vuelvo con el reto cinco líneas de mayo.

Este mes Adella Brac nos propone las palabras huesos, volamos y rugido. Así que allá voy con mi propuesta.

“Cuando TyK escuchó aquel rugido, sintió un escalofrío que le recorrió todos los huesos de su cuerpo. Rápidamente se le vino a la cabeza la pregunta a la que recurría una y otra vez en las situaciones extrañas: ¿por qué no volamos los seres humanos?”.

Reto cinco líneas – Abril 2019

Abril de 2019 se ha convertido en n mes especial para el reto cinco líneas. Este mes se cumplen cinco años y por ello la creadora, Adella Brac, ha realizado una recopilación que te puedes descargar en Lektu con un pago social, es decir, se abona con un tuit o un compartido en Facebook.

A parte, estrenamos logo, y perdón por incluirme, pero es que este desafío ya es parte de mí. Somos una gran familia con el un denominador común: escribir.

En esta ocasión las palabras propuestas son sueño, millones y cada. Así que voy con mi aportación.

Cada vez que TyK despierta, recuerda ese sueño y se da cuenta de que la realidad supera a esas imágenes que vienen a su mente a la mañana siguiente. Ni aunque se lo hubieran dicho millones de veces, ella nunca se imaginó que se encontraría con esa presencia en su paseo matutino por los acantilados”.

Y para terminar, este mes Adella me ha galardonado con la medalla de bronce de 2019, así que, a ver si termino el año con la de oro, igual que en 2018. Gracias por este regalo.

Anímate a participar, tienes toda la información aquí.

“Los peces de la amargura” de Fernando Aramburu

Fernando Aramburu nunca me defrauda. Sé que, en líneas generales, escribe sobre la sociedad vasca, mostrando sus virtudes, sus vergüenzas si es que las tiene, sus problemas, sus alegrías… Una sociedad de matriarcado como ya quisieran ser muchas otras.

En Los peces de la amargura Aramburu retrata el día a día del pueblo vasco y sus residentes. Habla de la mezcla de culturas: la mezcla entra la propia tradicional y moderna, junto con la de los emigrantes que residen en esta bonita tierra.

A través de diferentes historias cotidianas el autor nos refleja cómo se vive en el País Vasco y nos lleva de la mano por las calles de los pueblos y ciudades, nos presenta a sus gentes: nativos y forasteros.

Mediante cartas, testimonios, relatos e historias Fernando Aramburu nos conmueve con la realidad que vive un pueblo lleno de víctimas por las excusas políticas.

Me llama poderosamente la atención el primer relato titulado “Los peces de la amargura” no solo por lo que cuenta en sí, sino porque todos los párrafos terminan con la palabra “triste”. Palabra muy acertada y estrechamente relacionada con la trama de la historia y con el libro entero.

De Aramburu siempre aprendo palabras, y en esta ocasión no podía ser menos. Como son muchas, solo voy a centrarme en tres de ellas:

“Escarpia”: es una alcayata. Sinceramente nunca me había parado a buscar el significado de esta palabra, y eso que utilizo la expresión “tener los pelos como escarpias”, pero la entendía como algo que acaba en punta y listo. La verdad es que no la hubiera definido como alcayata. Él la usa en la frase “colgué el trapo húmedo en la escarpia”.

“Contera”: es el remate con el que acaban utensilios como bastones, muletas, paraguas… En la obra se utiliza en la frase “la contera de goma de sus muletas producía un ruido de ira a cada contacto con el suelo”. No tenía ni la menor idea del nombre de esa pieza.

“Metete”. No, no se me ha olvidado la tilde. Esta palabra existe como sinónimo de entrometido.

Para terminar quiero señalar que hacía mucho,pero mucho tiempo que no tenía contacto con la palabra “vascuence” para referirse al idioma vasco, al euskera. Me ha hecho gracia leerla en la frase “de tratarse con la gente del pueblo se le pegaban palabras del vascuence”. Suena como muy antiguo.

El quinto

Hoy es el quinto cumpleaños de este blog: GRACIAS A TODOS.

5

Allá por el mes de agosto, como tenía mucho tiempo libre, decidí realizar unos cambios en el blog, os los cuento a continuación.

La categoría “Misceláneo” absorbió a “Detalles” y “Encuentros”. ¿Por qué? Porque se trataba de dos apartados que no me daban mucho juego, pero que a la vez me gustaban, así que decidí que formaran parte de ese cajón desastre con el que definí a la categoría “Misceláneo” desde que la creé.

No sé por qué, pero fue en agosto también cuando estuve dándole vueltas a la idea de crear una nueva categoría, de ahí vino lo de eliminar las dos que he indicado anteriormente, y al final llegué a la conclusiónn de que no lo haría. Me explico.

Quise poner una nueva y llamarla “De este libro he aprendido…” porque lo cierto es que siempre aprendo cosas, sobre todo vocabulario, por eso se me ocurrió; sin embargo, tras darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que una categoría solo para eso no era factible ya que podía incluir mi aprendizaje en el post que dedicara a la lectura en cuestión, entrada que ya formaría parte de la categoría de “Lecturas”, así que para evitar duplicidades mi solución fue no crearla, pero sí introducir un párrafo en las entradas de esos libros haciendo mención a lo aprendido.

De nuevo gracias por estos cinco años, yo seguiré aquí haciendo todo lo posible por compartir cosas interesantes que espero que os gusten.