“Fariña”, el libro prohibido

No sé si será cierta o no la noticia de que este libro ha sido secuestrado, lo han retirado de las librerías, etc., pero como estrategia de marketing es muy buena, tanto para la novela como para la serie, y todo lo que salga alrededor de esta historia.

En cualquier caso, y a colación de esta posible censura, ha llegado a mis manos “Finding Fariña”, una web en la que gracias a una herramienta de búsqueda de palabras se encuentra el contenido de Fariña en El Quijote. ¿Será verdad? No lo sé porque no he leído la obra prohibida. En cualquier caso, aquí tenéis el enlace, por si os interesa. A mí me resulta curioso.

La idea es del Gremio de Librerías de Madrid, y la web está disponible en español e inglés.

Finding Fariña: https://findingfarina.com/

Foto de Margalida Ramon

Foto de Margalida Ramon

 

Anuncios

¿Cómo se llaman las partes de un libro?

Es curioso que muchos leamos y sin embargo no sepamos el nombre de la mayoría de las partes de un libro, es más, me atrevería a decir que es algo que ni siquiera nos hemos parado a pensar.

Por ello he querido recrear algunas de ellas, dejando atrás una cantidad enorme.

 

Foto de Estefanía Alfonso

Foto de Estefanía Alfonso

Cubierta o portada: la parte anterior que cubre los pliegos del libro.

Contraportada: la parte posterior que cubre el libro.

Tanto la portada como la contraportada suelen ser de un material más duro que el papel.

Lomo: parte opuesta al corte de las hojas donde se pone el rótulo.

Canto: corte del libro opuesto al lomo.

IMG_3194

Portadilla: hoja en la que se repite el título, autor, editorial, traductor, etc.

Forro: cubierta, generalmente de papel, que cubre el libro. A menudo lleva solapa, que es la prolongación de la cubierta que se dobla hacia dentro sin cubrirla por completo.

Cinta de registro: el hilo que algunos libros tienen y que es utilizado como punto de lectura.

Guarda: cada una de las hojas que los encuadernadores colocan entre los forros y las primeras hojas.

Hay bastantes partes más, tantas que es realmente sorprendente, pero no he querido reproducirlas aquí porque el post hubiera sido demasiado largo y con muchas fotos, sin embargo en este enlace podéis encontrar más información.

Notas: las descripciones están hechas de izquierda a derecha y de arriba a abajo según las fotos.

           Los libros utilizados son El Quijote de Miguel de Cervantes y El nombre de la rosa de Umberto Eco.

23 de abril: Día internacional del libro

Como no podía ser de otra manera, en este blog estaba obligada a escribir sobre este día, aunque he de reconocer que a mí los días internacionales de lo que sea no me parecen nada fuera de lo común, pero al menos éste fomenta la lectura y, por ende, la cultura, a ver si así conseguimos cambiar un poco el camino que está tomando la sociedad, que va en picado hacia un analfabetismo peor que el de siglos pasados.

Pero bueno, me voy a centrar en lo que quiero compartir en una fecha como la de hoy.

En vez de Día internacional del libro o Día del libro, muchos a este día lo llaman San Jorge o Sant Jordi, según donde sea, y los actos celebrados en la mayoría de sitios giran en torno a la literatura. Pero quizás haya personas que no sepan otras cosas.

Mucha gente relaciona este día con el fallecimiento de Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, pero ¿sabíais que…?

-Miguel de Cervantes en realidad falleció el 22 de abril de 1616 en Madrid, y fue enterrado el 23.

-William Shakespeare murió el 23 de abril de 1616 también, pero según el calendario Juliano, lo cual quiere decir que, de acuerdo a nuestro calendario murió el 3 de mayo.

-Inca Garcilaso de la Vega murió el 23 de abril de 1616, sí, aunque los tres perecieron el mismo año, en realidad fue el único que murió este día. Ah por cierto, que nadie piense que este señor es nuestro Garcilaso de la Vega porque se equivoca, aunque ambos hayan sido escritores.

Pero también hay otros autores importantes que fallecieron este día:

-William Wordsworth en 1850. Fue uno de los poetas más destacados del romanticismo inglés.

-Josep Pla, quien falleció en Llufríu en 1981. Escritor y periodista español que publicó tanto en castellano como en catalán.

Por otro lado, vamos con algunos datos llamativos. La tradición más arraigada y conocida es regalar la rosa a las damas y el libro a los caballeros ¿sabéis de dónde viene? Mucha gente sí, sobre todo aquellos de cultura catalana, pero quizás para otros no sea tan conocida la historia:

El reino de la Capadocia era atacado por un dragón. Sus habitantes vivían con un miedo tal, que decidieron entregarle cada día dos corderos a ver si así podían calmar su hambre y evitar que asaltara su pueblo, lo cual hizo que poco a poco los animales se fueran extinguiendo, así que optaron por ofrecerle un animal y un ser humano elegido al azar de entre los vecinos del reino. Parece ser que un día la persona elegida fue la princesa (aunque hay quienes varían un poco esta historia, pero a mí me la han contado así), ella iba de camino a la cueva del dragón cuando se encontró con el caballero Jorge, quien tras una lucha encarnizada logró matar a la fiera con su espada. Cuenta la leyenda que de la sangre derramada del cuerpo del dragón brotó una rosa que el caballero entregó a la princesa. El rey quiso ofrecer todo tipo de riquezas a Jorge pero él prefirió entregarlas a los pobres del pueblo, así que construyeron una iglesia en su honor.

Actualmente veo que recibimos tanto la rosa como el libro, ¿por qué? Se me ocurre pensar que el motivo es que las mujeres antes eran analfabetas, sólo estaban preparadas para cocinar, llevar la casa y labores similares, mientras que el hombre sí tenía la oportunidad de estudiar. Pero me resulta curioso que en estos tiempos la mujer sí reciba el libro y la rosa, y sin embargo la mayoría de los hombres sólo reciba el libro, aunque he de decir que he regalado rosas a chicos, pero no es lo normal y hay quien mira con cara extrañada. Quizás no estamos tan lejos de la historia del caballero, la princesa y el dragón, aunque vayamos por otro camino.

Esta tradición está muy vinculada a Baleares, Cataluña y Comunidad valenciana, aunque se ha extendido a otras comunidades.

Otro apunte curioso lo tenemos en Santurce: esta conocida población vizcaína (“Desde Santurce a Bilbao…” como dice una canción), debe su nombre a San Jorge también, que llegó a ser Santurce por una evolución de la lengua romance al euskera, este detalle es muy peculiar en la sociedad vasca, es más, hay datos históricos que atribuyen el nombre a un asentamiento de monjes ingleses que construyeron una iglesia en este pueblo. De hecho, San Jorge es el patrón de Inglaterra, el 23 de abril es uno de los días más importantes para ellos.

También quiero añadir que San Jorge o Sant Jordi, es el patrón de muchos sitios en España: los más conocidos son Cataluña, Baleares y Aragón; otros no tan populares como Santurce, que aunque el sitio sí lo sea la historia en torno a su nombre quizá no; y algunos completamente desconocidos para la gran mayoría, como por ejemplo Palos de la Frontera en la provincia de Huelva: Colón salió del puerto de Palos hacia las Américas y junto a la Iglesia de San Jorge está la Fontanilla, fuente de donde se abastecieron de agua para la travesía.

Foto de Estefanía Alfonso

Foto de Estefanía Alfonso

Para finalizar, me gustaría explicar la foto que he decidido utilizar para ilustrar este post, mediante la cual he pretendido realizar un pequeño homenaje a tres grandes: Cervantes, Wordsworth y Shakespeare.

La primera es el archiconocido comienzo de El Quijote, para mí se trata de LA OBRA por excelencia de la literatura española, y a la que le he dedicado un post en este blog no hace muchos días.

La de la izquierda es “Scorn Not the Sonnet” uno de mis sonetos favoritos de Wordsworth, ya que su temática gira en torno a la poesía y la música, de hecho nombra a diferentes autores e instrumentos musicales.

La de la derecha es el principio de la escena V de Hamlet, para mí uno de los mejores encuentros entre el fantasma y el protagonista que Shakespeare describe en la obra.

Gracias a mis padres, hermanos y profesores por haberme inculcado esta sana costumbre.

En un lugar de la Mancha…

Foto de Estefanía Alfonso

Foto de Estefanía Alfonso

¿Quién no conoce este comienzo?

Sí, efectivamente, se trata de Don Quijote de la Mancha de Cervantes.

No podía empezar a escribir sobre literatura en este blog por una obra mejor, sin duda se trata de la novela en español por excelencia, innumerables veces he oído y leído que es el libro más editado y traducido de la Historia, siendo solamente superado por La Biblia. Sin embargo conozco a mucha, muchísima gente que no se lo ha leído, me refiero a personas que leen. Es curioso ¿no? Al menos a mí me lo parece. Cuando les pregunto los motivos lo cierto es que la enorme mayoría me dicen que les da pereza porque es muy grueso, y, sinceramente, ése no me parece un buen argumento para rechazar un libro, en cualquier caso respeto la decisión de cada cual, lógicamente.

Como todos sabemos de qué va la obra, más o menos, incluso aquellos que no la han leído, no me voy a centrar en hacer un resumen ni nada parecido, simplemente voy a decir lo que me sugirió.

Para empezar tengo que decir que he leído esta novela tres veces: la primera es una edición infantil que me regaló mi madre y que aún conservo; la segunda es una edición para adultos, la de la foto, que leí y “destripé” en la universidad, ya que hice un curso monográfico sobre la obra; y la tercera, también es el ejemplar de la imagen, fue por amor al arte puro y duro, y es en esa lectura en la que me voy a centrar.

De mi primer contacto con la novela sólo compartiré lo que decíamos de pequeños a modo de burla: “Don Quijote de la Mancha come huevo y no se mancha”, ya. Del segundo comentaré que me encantó la asignatura y el modo de enfrentarnos a este relato, aprendí muchísimo. De la tercera, saco un sinfín de conclusiones. Esta novela es algo más que una narración caballeresca para mí, me sugiere muchas cosas por separado, dado que en mi opinión la primera parte tiene un enfoque y la segunda otro diferente, aunque no contrario. Para mí ambas forman un total perfectamente enlazado.

En la primera parte veo un protagonista joven que vive sus hazañas en primera persona, es decir, que es parte activa de las mismas, cuando hasta ese momento las novelas de caballería estaban estructuradas de tal manera que el protagonismo lo tenía el hecho, no el personaje. También me sugiere un desorden organizado, me explico, aparentemente las situaciones vividas por el personaje no están relacionadas entre sí, parecen historias que nada tienen que ver una con otra y que el autor las ha juntado para componer su obra, pero sin embargo yo veo un nexo de unión: de entrada el protagonista, es obvio que es el punto en común de la novela. Por otro lado, veo tintes manieristas en lo que a este desorden se refiere, esos episodios de locura que definen esta parte como irregular, esas situaciones cómicas que provocan la risa del lector; todo ello mezclado con las situaciones complicadas y artificiales que viven Don Quijote y los demás personajes.

Sin embargo, la segunda parte de la novela sufre un gran cambio, no sólo del protagonista, sino también de los hechos que le suceden. Veo al personaje más centrado, quizás es por su vejez, y por lo tanto las historias no son tan alocadas. Él está preocupado por las artimañas a su alrededor, piensa que le engañan y traman algo en su contra, de ahí los tintes filosóficos que adopta en algunas ocasiones. También veo que el personaje evoluciona a la vez que las experiencias que protagoniza, es decir, sus vivencias influyen en él y viceversa, por lo tanto los protagonistas de cualquier aventura empiezan de una manera y acaban de otra, cambian conforme se desarrolla la trama. En mi opinión es muy barroco.

Finalmente quiero hablar un poco de los temas. La gente suele decir que va de un loco que lucha contra unos molinos, y como mucho nombra el amor de Dulcinea, pero ¿os habéis parado a pensar de qué va la obra en realidad? Yo veo una temática muy variada y rica, en muchos casos actual si cabe. Veamos:

-Crítica literaria: Cervantes arremete contra las novelas de caballería, el teatro y el género bucólico-pastoril.

-Política: el autor era muy sensible a estos asuntos, de hecho estuvo preso y luchó por la libertad de Europa frente al Imperio Otomano.

-Amor: el ideal de amor, en este caso el más conocido es con Dulcinea, que nunca sucedió; pero hay otras parejas en la narración.

-Libertad: para mí es el tema principal. Cervantes estuvo preso, y quizás por eso creó este personaje prisionero de sus ideas, sus novelas, su locura cuerda, sus aventuras y desventuras… Connotaciones de la búsqueda de la libertad que ansía el ser humano.

Ser libre, algo que tanto buscamos, pero ¿lo somos? Mira a tu alrededor y dime si eres libre.