Reto cinco líneas – Enero 2020

Antes, pecado y aunque son las palabras que Adella Brac lanza para el reto de este mes. Con ellas se me ha ocurrido lo siguiente:

Aunque nunca había pecado antes, TyK sentía como si pecar formara parte de su rutina. Era como si de repente le gustara esa sensación de hacer algo incorrecto y que no la pillaran. ¿Seguro que nadie la descubrió?

Reto cinco líneas – Diciembre 2019

Este mes las palabras propuestas por Adella son turistas, descanso y caminé. Además, como cada diciembre, el reto cinco líneas se empapa de las fiestas navideñas, y este año tenemos que cantar unas palabras de un villancico. ¡Allá voy!

Paseaba sin descanso entre los turistas que ese año pasaban las Navidades en Mallorca, a la vez que cantaba “Ande, ande, ande la marimorena”. El espíritu navideño me poseía en ese momento mientras recordaba las veces que caminé por este mismo lugar con TyK.

Reto cinco líneas – Noviembre 2019

Para este mes las palabras son mecían, días y pensar. Y, como no quiero demorarme más, allá voy.

“TyK veía pasar los días, veía cómo se mecían las ramas de los setos de su jardín a la vez que no dejaba de pensar que tenía que escribir su aportación para el reto de este mes”.

Reto cinco líneas – Octubre 2019

Descanso, extraña y suelo son las palabras que Adella Brac propone para el Reto cinco líneas de octubre de 2019.

“Me tomo un descanso de la lectura para escribir mi Reto cinco líneas de este mes.

Me acomodo en el suelo y me siento extraña al pensar que ya llevo cinco años participando en este desafío.

Gracias.”

Hasta aquí mi aportación para mi quinto aniversario.

Los beneficios de leer

Imagen del perfil de Instagram de Univers del còmic

Se me ocurren otros beneficios como por ejemplo el aumento de la concentración y el fomento del desarrollo emocional, pero seguro que hay muchos más.

“Querida Ijeawele” de Chimamanda Ngozi Adichie

En realidad el título completo es Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, pero es demasiado largo para escribirlo como título de este post.

Es el segundo libro suyo que leo, el primero fue Todos deberíamos ser feministas, sobre el que también publiqué una entrada. Bueno, más que libros son ensayos.

En esta ocasión Adichie escribe una carta a una amiga suya que acaba de ser madre de una niña, y esta le pide consejo sobre cómo educarla. La autora le responde con 15 consejos partiendo de la base de educar en términos de igualdad y respeto, amor por la cultura y por los propios orígenes.

Hay muchos aspectos de esta narración que no comparto, quizá por la diferencia cultural entre la autora y yo. Puede que por las vidas dispares que hemos llevado o qué sé yo, el caso es que discrepo en muchas reflexiones, sin embargo hay otras con las que me identifico totalmente, y es probable que la que más me defina sea laque ellallama “Quinta sugerencia”, que voy a reproducir completa:

Enseña a Chizalum a leer. Enséñale el amor por los libros. La mejormanera de hacerlo es mediante el ejemplo. Si te ve leyendo, comprenderá que leer es valioso. Si no fuera a la escuela y solo leyera libros, posib bría más que un niño educado de manera convencional. Los libros la ayudarán a expresarse y la ayudarán en aquello en lo que quiera convertirse: una chef, una cinetífica, una cantante, todas ellas se benefician de lo que se aprende leyendo. No me refiero a libros de texto. Hablo de libros que no tengan nada que ver con el colegio, autobiografías,novelas y cuentos. So todo lo demás falla, págale para que lea. Recompénsala.Conozco a una nogeriananotable, una madre soltera que está criando a su hija en Estados Unidos; a su niña no le gustaba leer, así que decidió pagarle cinco centavos por página. Una empresa cara, bromeaba después, pero una inversión que merece la pena.

Pág.42

Puede que haya reflexiones dentro de la cita anterior que no comparta al cien por cien, pero en líneas generales se acerca bastante a mi manera de pensar. Por ejemplo, no estoy de acuerdo con el tema del colegio, pero, volvemos a lo mismo: la diferencia de culturas.

Hay un momento en el que la escritora se refiere al tema manido del rosa para las niñas y el azul para los niños y habla de bebés en estos términos: “Al fin y al cabo, los cuerpos de los bebés y las bebés son similares”. No me cansaré de repetir que esa manera de hablar y, en este caso, de escribir, es absurda a más no poder. Hay quienes se empeñan en decir que ellenguaje es machista, pues bien, yo me empeño en decir que machista es la intención de quien lo usa no el lenguaje en sí mismo.

Como suele ser habitual en mis entradas, voy a señalar algunas frases interesantes que me llevan a reflexión: “No hay ninguma norma social que no pueda cambiarse”. Estoy completamente de acuerdo con este pensamiento, ojalá todos lo tuviéramos, en especial aquellos que tienen el poder para cambiar esas normas.

Casi al final del artículo escribe “la diferencia es normal”. De eso se trata, de normalizar lo que es distinto, o, al menos, de no verlo como algo raro, malo, despreciable… Aunque a la vez me gustan las cosas diferentes porque se salen de lo habitual. En este aspecto me gusta mucho una frase que leí en una pegatina en un coche que decía “en mi mundo el raro eres tú”.

También me gusta apuntar palabras que aprendo en mis lecturas, en este caso destacaré las siguientes:

-Resilencia: capacidad para superar situaciones traumáticas. En el artículo se usa así: “Proponte también mostrarle la belleza y resilencia de los africanos y los negros”.

-Argüida: viene de argüir que significa alegar una razón a favor o en contra de alguien; acusar. Adichie la utiliza en esta frase: “A menudo empleamos la biología para explicar los privilegios que disfrutan los hombres, la razón más argüida es la superioridad física masculina”.

En líneas generales y, a pesar de las discrepancias, es un artículo que vale la pena leer aunque solo sea para conocer el punto de vista de alguien que ha sido educado de una manera que dista mucho de la mía.

Reto cinco líneas – Septiembre 2019

Se acaba el verano, pero no nuestro reto…

Este mes Adella propone las palabras metal, vestido y grupo. Así que vamos a ver qué se me ocurre en esta ocasión.

“TyK iba a reunirse con ese grupo que tanto le llamaba la atención desde hacía mucho tiempo.

Por fin había llegado el día tan ansiado, cuando su ilusión se vino abajo al ver que no llevaba el vestido de metal que le serviría de aceptación para tan distinguida reunión”.