Hoy se cumplen 4 años

img_0006Sí, hoy es el 4º aniversario de este blog, y me encanta seguir aquí.

No estaba segura de llevar dos blogs por el trabajo que supone, pero a la vez quiero continuar escribiendo sobre las cosas que me interesan, y tuve muy claro que la literatura y, por extensión, lo relacionado con la lengua, debían tener un espacio mayor que una categoría en el blog más antiguo de los dos. Y así nació “El rincón literario de Thor y Kira” el 11 de abril de 2014.

Gracias a todos lo que hacéis posible que continúe escribiendo porque sin vosotros esto no tendría sentido.

Como os podéis imaginar, los perros de la foto son Thor y Kira. No me importa que la imagen no tenga que ver con el contenido del blog porque para mí ellos son una fuente de inspiración y grandes compañeros de mis días de lectura y escritura.

Anuncios

Tan real como la vida misma

Yehuda Adi Devir es un ilustrador de cómics de Tel-Aviv que se dedica a crear personajes.

Entre sus ilustraciones, ha ideado una serie de viñetas en las que refleja el día a día con su esposa, Maya. Las situaciones domésticas más cotidianas sirven a este artista de inspiración y dan rienda suelta a su imaginación. Es una maravilla ver el tono jocoso que consigue sacar a esos momentos.

Fuente: Facebook, Instagram y web del artista.

 

 

“Fariña”, el libro prohibido

No sé si será cierta o no la noticia de que este libro ha sido secuestrado, lo han retirado de las librerías, etc., pero como estrategia de marketing es muy buena, tanto para la novela como para la serie, y todo lo que salga alrededor de esta historia.

En cualquier caso, y a colación de esta posible censura, ha llegado a mis manos “Finding Fariña”, una web en la que gracias a una herramienta de búsqueda de palabras se encuentra el contenido de Fariña en El Quijote. ¿Será verdad? No lo sé porque no he leído la obra prohibida. En cualquier caso, aquí tenéis el enlace, por si os interesa. A mí me resulta curioso.

La idea es del Gremio de Librerías de Madrid, y la web está disponible en español e inglés.

Finding Fariña: https://findingfarina.com/

Foto de Margalida Ramon

Foto de Margalida Ramon

 

Wilde

Cuando estudiaba en la Universidad, una de las asignaturas del penúltimo año fue un curso monográfico dedicado a Oscar Wilde. Me encantó esa asignatura por muchos aspectos, pero especialmente porque me dio la oportunidad de descubrir mucho sobre la vida y obra de este genio que marcó su época por su manera de pensar, de actuar, de escribir, de tratar con los demás…

Tenía esto un poco en el olvido, no quiero decir que se me haya olvidado, me refiero a que hacía mucho tiempo que no hablaba de Wilde o de alguna de sus obras, y recientemente cayó en mis manos la película Wilde. Salvando las distancias obvias, esta película de 1997 trajo a mi memoria muchos recuerdos, no solo de aquel curso, sino también de mi época universitaria, y, sobre todo, de Wilde y su genialidad. Cómo me fascinó su escritura en El retrato de Dorian Grey y en La importancia de llamarse Ernesto, qué grandes obras, cuánto tenemos que aprender de ellas tantos años después (Wilde murió en 1900).

img_1031

También he tenido la suerte de haber visto una representación de La importancia de llamarse Ernesto, dicen que su obra maestra. Honestamente, no sabría elegir entre esta y El retrato de Dorian Grey. Ya que la importancia del esteticismo, su visión del sexo y la sexología, la sociedad y el comportamiento que defendía están reflejadas de manera magistral en ambas.

Esta no es la primera vez que escribo sobre Wilde, hace varios años participé en el #reto30libros en un año y una de las lecturas que elegí fue El príncipe feliz, puedes ver un poco más aquí.

Si tenéis la ocasión de ver la película, de leer sobre su vida y de acercaros a sus obras, hacedlo, estoy segura de que no os dejará indiferentes.

Asesinato en el Orient Express

hercule-poirot-1986535_960_720Hace muchos años que leí esta fantástica novela de misterio de Agatha Christie, de hecho en mi infancia y juventud, leí todos los libros de esta autora que cayeron en mis manos. Me fascina, aún a día de hoy me sorprende esa manera de mantener el suspense, cómo de una forma magistral ella hace que el lector se involucre en la trama y esté completamente metido en su historia. Y esto es en parte gracias al personaje del detective Hércules Poirot, quien con sus frases, sus averiguaciones y deducciones mantiene la intriga en todo momento, incluso cuando parece que el crimen está resuelto, es capaz de volver a enganchar al lector dando un giro al argumento.

Una curiosidad en torno a esta novela es que en Inglaterra se publicó con su título original, Murder on the Orient Express, en 1934, y ese mismo año en EE.UU. se publicó bajo el título de Murder in the Calais Coach. Esto se debió a que la novela de Graham Green Stamboul Train (1932) allí se publicó como Orient Express, de esta manera evitarían una confusión entre ambas obras.

Esta novela ha sido llevada al cine y a la televisión en diferentes ocasiones, aunque hasta ayer yo no habá visto ninguna. Como digo, anoche vi la adaptación al cine de 2017, con un impresionante elenco, fue lo que más me llamó la atención al principio. Después he visto que es una buena película, salvando las distancias con el libro y con otras representaciones.

Hay otra película del año 1974, una película para TV de 2001, una serie de 1989 y un juego de PC estrenado en 2006. Las películas se llaman todas como la novela, Asesinato en el Orient Express, sin embargo la serie se titula Agatha Christie’s Poirot, y el juego The Adventure Company.

A pesar de conocer la trama, la película ha mantenido mi intriga hasta el final, con un desenlace magistral a la altura de la novela, aunque sigo prefiriendo la novela.

“El futuro” de Julio Cortázar

Mundialmente conocido por su libro Rayuela, Julio Cortázar es considerado uno de los mejores escritores de la literatura hispana. El relato corto, la prosa poética y la narración breve son los géneros en los que más destacó.
A continuación comparto el poema “El futuro”, poema que puede llevar a diferentes interpretaciones, todas ellas tienen el final como denominador común.
Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle, en el murmullo que brota de noche
de los postes de alumbrado, ni en el gesto
de elegir el menú, ni en la sonrisa
que alivia los completos de los subtes,
ni en los libros prestados ni en el hasta mañana.
No estarás en mis sueños,
en el destino original de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes o una blusa.
Me enojaré amor mío, sin que sea por ti,
y compraré bombones pero no para ti,
me pararé en la esquina a la que no vendrás,
y diré las palabras que se dicen
y comeré las cosas que se comen
y soñaré los sueños que se sueñan
y sé muy bien que no estarás,
ni aquí adentro, la cárcel donde aún te retengo,
ni allí fuera, este río de calles y de puentes.
No estarás para nada, no serás ni recuerdo,
y cuando piense en ti pensaré un pensamiento
que oscuramente trata de acordarse de ti.
Para mí Cortázar narra cómo se siente tras la muerte de su segunda esposa. Él cayó en una profunda depresión. Desde el principio define la ausencia como una certeza, “Y sé muy bien que no estarás”, y no solo eso, sino que además es consciente de que con el paso del tiempo se le irá olvidando todo aquello que fue, es un enfrentamiento entre la fuerza del olvido y las ganas de recordar.
Además apunta a su enfado con la muerte, pero no con el ser, sino con ese destino que no podemos elegir y que hace que ya nada vuelva a ser lo mismo.
Ahora podéis escuchar el poema recitado por el propio autor. Nótese el acento mezcla de francés y argentino, ya que nació en Bruselas pero pasó gran parte de su vida en Argentina para morir en Francia en 1984.

 

Un búnker literario

Los noruegos han construido un búnker para salvar libros ante el fin del mundo cuya finalidad es proteger el conocimiento, algo tan esencial para el ser humano.

El búnker se llama “Archivo mundial Ártico” y acogerá los libros más importantes del mundo desde literatura hasta estudios científicos. Su construcción se hará en una mina en desuso en Svalbard, lejos de cualquier zona de interés militar.

Ya cuenta con algunos ejemplares del Archivo Nacional Noruego, y países como Brasil y México han enviado sus ejemplares. Se espera que se sumen otras naciones.

Imagen de Universia

Imagen de Universia