María de la O Lejárraga

800px-María_Lejárraga

Foto de Wikipedia

Con motivo del Día de las escritoras quiero rendir homenaje a esta gran desconocida: María de la O Lejárraga.

Escritora solitaria, escondida entre cuatro paredes, lejos del reconocimiento que por su obra recibió su marido, Gregorio Martínez Sierra. Fue una de esas mujeres brillantes de la Edad de Plata española. Novelista, dramaturga, traductora, ensayista, feminista… y no aparece en las portadas de sus libros.

En 1899 publicó una obra con su nombre, Cuentos breves, pero fue tal el revuelo que se armó en su casa que se borró su nombre y al casarse ella decidió esconderse tras la figura de su marido, quien recibiría los elogios en los círculos literarios y culturales de la época. Aunque todo el mundo sabía que ella era la autora de los textos presentados por Gregorio Martínez Sierra, de hecho, él mismo pronunció discursos feministas escritos por Lejárraga relacionados con la obra Cartas a las mujeres de España, en la que la escritora aboga por la libertad e independendia femenina.

No obstante, llegó a ser diputada socialista en la Segunda República, experiencia que dio lugar a la obra escrita en el destierro Una mujer por los caminos de España.

Su marido se enamoró de otra, con la que tuvo una hija, sin embargo ella continuó colaborando en el negocio literario de ambos: ella escribía y él firmaba como autor. Craso error, ya que al fallecer su esposo en 1947, la hija de este con su amante exigió los derechos de autor de la obra de su padre, hecho que sirvió para que Lejárraga empezara a publicar con su nombre, aunque bajo el paraguas de su difunto marido, por eso eligió el seudónimo María Martínez Sierra.

Pero sus decepciones no acaban aquí, en 1951 con la ayuda de su traductora envió un cuento a Walt Disney titulado Merlín y Viviana, donde se cuenta la historia de un perro que se enamora de una gata, pero se lo devolvieron, sin embargo en 1955 la gran productora estrenó la película “La dama y el vagabundo”, ¿os suena la trama de la gata y el perro? Seún la autora, se trata de un plagio en el único cambio es el de la gata por una perra de buena familia, hecho que Lejárraga notificó a su traductora en una carta en la que también indicaba que no iba a protestar ya que, según los autores de la película, se trataba de un proyecto que comenzó antes de recibir su manuscrito.

 

 

Anuncios

“Animals” de Pink Floyd

Es cierto que este blog está dedicado a la literatura y la lengua y no a la música, pero cuántas veces hemos visto estas disciplinas relacionadas entre sí. Muchas, algunas de las cuales he reflejado aquí, como por ejemplo La unión y su canción “Lobo hombre en París“, basada en la obra Lobo-hombre de Boris Vian; pero de quienes más he hablado ha sido de Dire Straits: “Romeo and Juliet“, clara referencia a la obra de Shakespeare; “Private Investigations“, basada en la obra de Raymond Chandler; y “Lady Writer“, canción que escribió al ver una entrevista en TV a la escritora Marina Warner. Y ahora vengo con otro de los grandes grupos de rock: Pink Floyd y su “Animals”.

“Animals”, “Animales” en español, es el décimo álbum de estos roqueros británicos, cuya música admiro. Lanzado en 1977, en este disco se aprecia una clara crítica agresiva a la industrialización y el consumismo del mundo en general, y de Inglaterra en particular en los años 70. En este trabajo se observan detalles estrechamente relacionados con la obra Animal Farm (Rebelión en la granja) de George Orwell, una fábula política en la que diferentes castas de la sociedad están representadas por animales, de este modo tenemos a los cerdos como jefes, las ovejas como peones, y los perros como la ley. Estos tres estatus sociales de la novela de Orwell se identifican en el disco de Pink Floyd mediante las canciones “Pigs“, “Dogs” y “Sheep“, es curioso que este último tema termina con la revolución de las ovejas y cómo estas matan a los perros, quizá como reflejo de esa esperanza que se vislumbra en la última canción del álbum, “Pigs on the Wind”, una canción de amor que muestra algo de optimismo frente a la rabia expresada en las otras tres.

“El amante japonés” de Isabel Allende

img_1336Tengo que reconocer que esta novela me ha sorprendido gratamente ya que la esperaba más romántica y no, aunque tiene sus toques que para eso se titula El amante japonés, pero Isabel Allende hace uso de su experiencia y gran bagage literario para relatar los sucesos de tal manera que no se hacen pesados ni melosos. ¡Gracias!

Como algunos sabéis, soy admiradora de Isabel Allende, de hecho tengo todos sus libros, incluido alguno que fue retirado y del que hablaré en otro momento, pero mi admiración no me ha parado a la hora de hacerle alguna crítica negativa y eso se puede comprobar en este mismo blog, ya que no es la primera vez que escribo sobre ella: El juego de Ripper y El sexo y yo son entradas que publiqué como parte de unos retos delectura en los que participé hace un tiempo.

La lectura es amena porque el libro está organizado en capítulos cortos conectados unos con otros por la relación existente entre los diferentes personajes y las distintas tramas que cuentan las vivencias de los protagonistas. Es cierto que hay saltos temporales y de escenarios dentro de una misma época, sin embargo el lector nunca pierde el hilo.

Los personajes, los escenarios y la trama de esta novela aseguran una vez más el estilo de la autora: tintes hispanos, escenas en EE.UU., costumbrismo racial, lo mágico, la simbología, la mezcla de razas… Una mezcla marca de la casa, un sello de sus raíces sudamericanas tan bien contado que engancha al lector hasta el final.

En las lecturas de Isabel Allende siempre aprendo palabras de la lengua española, algunas de ellas utilizadas en sudamérica, a menudo puedo sacar el significado por el contexto, sin embargo no dejan de llamar mi atención. He consultado la RAE para saber el significado de esas palabras nuevas, algunas de ellas son:

  • Daguerrotipo – “Alma parecía arrancada de un daguerrotipo, con su pulcro acento británico que había aprendido de la institutriz ratera”.
  1. m. Aparato utilizado para obtener imágenes por daguerrotipia.
  2. m. Fotografía obtenida por daguerrotipia.
  3. m. Daguerrotipia. El daguerrotipo fue sustituido por otras técnicas.

Daguerrotipia: técnica fotográfica primitiva mediante la cual las imágenes captadas con la cámara oscura se fijan sobre una chapa metálica convenientemente preparada.

  • Petiso – “De ser el más petiso de su clase alcanzó una estatura normal”.
  1. adj. Arg., Bol., Chile, Par., Perú y Ur. Dicho de una persona: Pequeña, baja, de poca altura. U. t. c. s.
  2. m. Arg., Bol., Chile, Par. y Ur. Caballo de poca alzada.
  • Afiche – “Se acordaba de que yo pintaba los afiches para las fiestas de la escuela”.
  1. m. cartel (lámina con inscripciones o figuras). U. m. en Am.

Estos son solo algunos de los términos que he querido destacar, pero aparte, hay dos frases cargadas de significado en la novela con las que quiero terminar esta entrada:

  • “Cualquiera con fanatismo, poder e impunidad puede transformarse en una bestia”: en este caso está hablando de las SS, Auschwitz y sucesos relacionados con esa parte de la Historia, pero bien podría aplicarse a hechos más actuales que han pasado en lugares diferentes.
  • “¿Por qué se habla tanto de tristezas y malestares y no de felicidad?”: estoy totalmente de acuerdo con este pensamiento, de hecho a veces digo que prefiero pensar en lo que tengo en vez de en lo que he perdido, y me parece que esta reflexión está muy relacionada con esta frase de la novela.

 

 

 

Tres mujeres en “Quesia: cifra y aroma”

portada.fh11

Imagen de Kalandraka

Quesia: cifra y aroma es un libro-disco editado por Kalandraka con poemas de Isabel Escudero, a los que Quesia Bernabé ha puesto voz y música, y con ilustraciones de Zuzanna Celej.

Este libro-disco surgió como consecuencia de la colaboración de Quesia en el disco homenaje a Isabel Escudero en 2014, titulado “Nunca se sabe”.

  • La poeta: Isabel Escudero

Poeta y ensayista fallecida en Madrid en 2017. Fue profesora de la Universidad Complutense de Madrid y la UNED. Colaboró y participó en numerosos recitales poéticos y es autora de poemarios, ensayos y textos críticos sobre temas como la política, el cine o la educación.

  • La cantante: Quesia Bernabé

Nacida en Murcia en 1984, licenciada en Filología hispánica y afincada en Madrid para seguir su carrera de cantautora, cuyo primer disco publicado en 2012 se incluyó en el libro Cuéntame una ilustración.

  • La ilustradora: Zuzanna Celej

Nacida en Polonia, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y en Ilustración por la Escuela de Arte y Diseño Llotja de Barcelona. Especializada en ilustraciones, fotografía artística y grabados ha colaborado en multitud de libros y además pinta murales.

 

 

Tintín en Huelva

Todos conocemos Las aventuras de Tintín, del artista belga Georges Remi Hergé. Se trata de una de las series de historietas más famosas del s. XX que narra los viajes del intrépido reportero Tintín con su fiel amigo, el perro Milú.

La serie está formada por un total de 24 álbumes, el primero de los cuales se publicó en 1930 y el último quedó sin terminar, aunque se han publicado los bocetos del autor tras su fallecimiento, por lo tanto la última entrega en vida de Hergé fue en 1976.

En sus divertidas e inquietantes aventuras, Tintín recorrió muchos países, entre ellos España. Recuerdo haber leído muchos de estos cómics cuando era niña, sin embargo mi sorpresa ha venido hace unos años cuando he descubierto que una de sus visitas ha sido a Huelva, mi ciudad natal. Me hace ilusión saber que una parte de Huelva capital y provincia ha sido escenario de los cómics de Tintín que tanto han marcado la infancia de mucha gente.

En estas imágenes, que he tomado de Huelva Buenas Noticias, se ven diferentes postales de la ciudad y la provincia en el siguiente orden: Barrio obrero, Muelle del Tinto, Sierra de Aracena y Picos de Aroche, Panorámica de Huelva, Isla Cristina, Gruta de las Maravillas, Cuenca minera, Monasterio de La Rábida, Punta Umbría y El Rocío.

 

 

“Los años de peregrinación del chico sin color” de H. Murakami

img_1319Título largo donde los haya… Los años de peregrinación del chico sin color fue publicada por Haruki Murakami en 2013, en tan solo un mes y medio vendió más de un millón de copias en Japón. En esta ocasión el autor narra una historia más terrenal, dejando atrás los elementos fantásticos a los que nos tiene acostumbrados para dar paso a un pasado melancólico, nostálgico con tintes del pensamiento “cualquier tiempo pasado fue mejor” dadas las vivencias del protagonista, Tsukuru Tazaki, que es el chico sin color. Pero aun así, Murakami introduce elementos que se escapan a la realidad, como el desdoblamiento del tiempo que vemos en las realidades alternas que relata el protagonista o los sueños premonitorios, elementos mediante los cuales el autor se mantiene fiel a su estilo.

A lo largo de la novela se tratan temas de importancia vital para el ser humano: la amistad, la muerte, el sexo o la soledad son las obsesiones que Murakami trata en casi todas sus obras y en esta son las principales preocupaciones del protagonista de la misma. Es por ello que me han llamado la atención frases como “Los objetivos concretos simplifican la vida” dicha por Sara, la única chica que al protagonista parece interesarle para tener una vida en común ya que las demás relaciones que ha tenido no han funcionado, según él mismo, a partes iguales por su lado y por el de las mujeres. Al final de la novela parece que el acercamiento con final feliz va a suceder, sin embargo Murakami lo deja abierto a interpretaciones, para mí no llegó a pasar porque el protagonista no ha resuelto sus miedos.

La otra frase es “Perdona que te lo diga, pero encontrar un tema de interés específico en la vida ya me parece suficiente logro”, pronuncada por Haida, un chico al que Tsukuru conoció en la piscina universitaria en Tokio, y con el que forjó una amistad que se deshizo de la misma manera que volvió, sin ton ni son y sin explicaciones.

Con Los años de peregrinación del chico sin color he aprendido palabras como:

-Granjeó: “Aquel trabajo desinteresado y tenaz les granjeó el reconocimiento de todo el mundo, e incluso aparecieron en la prensa”.

Según la RAE:

De granja y -ear.

1. tr. Captar, atraer, conseguir. Se granjeó la confianza de su suegro.Sus méritos le granjearon un puesto en el ministerio.

2. tr. Mar. Ganar, con relación a la distancia o al barlovento.

3. tr. desus. Obtener ganancias negociando con ganados u otros objetos de comercio.

4. tr. desus. Cultivar con esmero las tierras y heredades, cuidando de la conservación y aumento del ganado.

-Contrito: “El recepcionista, con gesto pensativo, hizomemoria, y luego meneó la cabeza hacia los lados, contrito”.

Según la RAE:

Del lat. contrītus.

  1. adj. Que siente contrición.

Contrición

Del lat. contritio, -ōnis.

  1. f. Arrepentimiento de una culpa cometida.
  2. f. Rel. En el catolicismo, dolor de haber ofendido a Dios, por el amor que se le tiene.

 

Para terminar, uno de los detalles que he notado en esta novela y que me encantan es la cantidad de alusiones literarias y musicales que Murakami pone en manos de los diferentes protagonistas, de hecho hay una obra musical para piano que está estrechamente relacionada con una parte de la trama y a la que se hace alusión en multitud de escenas que implican a diferentes personajes de la novela. Esta es una característica común en muchas novelas de Murakami, como por ejemplo After Dark, cuyo título fue sacado de la pieza de jazz “Five Spot After Dark”, de Curtis Fuller.

 

 

 

 

¿Crees que ya no tienes edad para publicar tu primera obra?

Autores de renombre publicaron sus primeras obras cuando estaban a punto de cumplir los 40 años, muchos incluso ya los habían pasado de sobra. Si eres de esos escritores que se ve mayor para publicar por primera vez, no te rindas. Mira cuándo les llegó la oportunidad a estos, seguro que conoces y has leído las obras de muchos de ellos:

img_1324

  • Toni Morrison: Ojos azules (1970), estaba a punto de cumplir los 40 cuando publicó est novela que la narra la historia de una niña negra que quería tener los ojos azules que veía en las muñecas de las niñas blancas.
  • Mark Twain: en 1865 tenía 30 años y publicó La célebre rana saltadora del distrito de Calaveras, un cuento de humor que salía en un semanario neoyorquino. Pero su consolidación le llegó con Las aventuras de Tom Sawyer en 1876, a la edad de 41 años.
  • J. R. R. Tolkien: le llegó el éxito a la edad de 62 años cuando publicó El señor de los anillos (1954), que fue ideada como una secuela de El hobbit, pero que acabó convirtiéndose en una historia mucho más extensa, de más alcance y bastante atractiva para el público.
  • Henry Miller: después de varias obras que no fueron bien acogidas, publicó Trópico de Cáncer en 1934 a la edad de 43 años, y cinco años después tuvo otro éxito con Trópico de Capricornio.
  • Raymond Chandler: a los 51 años publicó El sueño eterno (1939), una novela negra mediante la que presentó a su personaje más conocido, el detective Philip Marlowe.

Hay muchos otros escritores que alcanzaron el éxito a una edad avanzada: Marcel Proust, Harriet Doerr, Laura Ingalls Wilder… Así que no desistas, puede que el reconocimiento de tu obra esté pasada la barrera de los 40.