Reto cinco líneas – Febrero 2019

Este mes el Reto cinco líneas viene con las palabras canciones, felicidad y trabajar. Y mi propuesta es la siguiente:

“TyK no cree en la felicidad, sin embargo encuentra un placer similar a ese estado cada mañana cuando va a trabajar y escucha en el coche algunas de sus canciones favoritas. ¡Esto hace que una mire la jornada con otros ojos y que la afronte con más ánimos!”.

Y nada mejor para ilustrar este post que una de mis canciones favoritas, ya utilizada en otra entrada en este mismo blog hace mucho tiempo.

Si quieres saber más sobre este reto, pincha aquí o pásate por el blog de Adella Brac.

Anuncios

Uno de maestros


Colm Cuffe es un maestro de primaria irlandés que, viendo el estrés que le provocaba su trabajo con los niños, encontró una manera de afrontarlo y evadirse: dibujar cómics de su día a día con los pequeños.

El resultado lo publica en Twitter, Facebook e Instagram, de donde son estas imágenes.

Cada cual se desahoga como puede, y esta es una buena forma.


“Catorce veces ocho mil” de Edurne Pasaban

img_1485Antes de empezar a leer este libro le dije a varias personas que me lo había comprado, y para mi sorpresa algunas de ellas me dijeron “¿Esa no es la que tuvo un enfrentamiento con el otro alpinista vasco?”, refiriéndose a Juanito Oiarzabal. Otras me comentaron “¿No es la escaladora que tuvo una polémica por algo del oxígeno?”. Sí, Edurne estuvo es esos líos, no sé muy bien cómo ni por qué porque no me interesa. ¿En serio la gente sabe quién es Edurne Pasaban por esos episodios y no por sus logros deportivos? Pues voy a ser muy sincera al escribir que, en mi opinión, las personas que me dijeron eso están contaminadas, son tóxicas. O quizá se trata de envidia, porque en este país hay mucha gente que se alegra de lo malo de los demás en vez de fijarse en lo bueno.

Admiro a Edurne Pasaban por sus logros deportivos, por abrir camino a otras mujeres que han ido detrás, puede que imitando sus pasos, al igual que ella cuando empezó. A mí, que me encanta la montaña, me gustaría haber tenido el arrojo en su momento para entrenar y lograr objetivos de este calibre: subir un ocho mil, solo uno. Con esto me hujbiera conformado, pero no solo llegué tarde, sino que también mi vida fue por otros derroteros. Quizás este es uno de los motivos por los cuales disfruto tanto la lectura de la literatura de montaña.

Como se puede deducir del título, en este lidro Pasaban narra en primera persona el desafío que se impuso a sí misma, empezando por cómo se aficionó a la montaña y otros aspectos personales, sí, cosas de su vida privada que afectan, para bien o para mal, a su afición de aquel momento más tarde convertida en modo de vida.

De este libro no solo me quedo con la narración de la experiencia, sino también con frases como “es señal de un buen <metabolismo mental> el saber digerir los fracasos para reciclarlos en enseñanzas sobre las que basar los futuros éxitos”. Gran pensamiento que se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida.

Hay otra gran frase muy significativa que está en la contraportada y en algún momento de la narración: “Cada persona tendría que identificar cuál es ese ochomil que debe escalar”. Una reflexión que nos sirve para diversas situaciones del día a día.

También he aprendido la palabra “derrengada”, que significa agotada de cansancio físico. Por el contexto se puede sacar fácilmente el significado, sin embargo se trata de un término nuevo para mí: “Y así estuvimos bajando toda la travesía, yo como un burro tras una zanahoria, con la ilusión de beber un trago de aquella agua infame que no era más que nieve derretida, hasta que llegué al campo base y me caí derrengada en mi tienda, sin fuerzas para nada. Había subido al Everest y había regresado sana y salva”.

La lectura de este libro es sencilla, no es una gran obra literaria ni creo que sea esa la intención, es la narración de una historia de superación y sacrifico por conseguir un objetivo en un ambiente que, a día de hoy,sigue siendo eminentemente masculino, pero menos que hace unos años gracias, en parte a mujeres como Edurne Pasaban.

María de la O Lejárraga

800px-María_Lejárraga

Foto de Wikipedia

Con motivo del Día de las escritoras quiero rendir homenaje a esta gran desconocida: María de la O Lejárraga.

Escritora solitaria, escondida entre cuatro paredes, lejos del reconocimiento que por su obra recibió su marido, Gregorio Martínez Sierra. Fue una de esas mujeres brillantes de la Edad de Plata española. Novelista, dramaturga, traductora, ensayista, feminista… y no aparece en las portadas de sus libros.

En 1899 publicó una obra con su nombre, Cuentos breves, pero fue tal el revuelo que se armó en su casa que se borró su nombre y al casarse ella decidió esconderse tras la figura de su marido, quien recibiría los elogios en los círculos literarios y culturales de la época. Aunque todo el mundo sabía que ella era la autora de los textos presentados por Gregorio Martínez Sierra, de hecho, él mismo pronunció discursos feministas escritos por Lejárraga relacionados con la obra Cartas a las mujeres de España, en la que la escritora aboga por la libertad e independendia femenina.

No obstante, llegó a ser diputada socialista en la Segunda República, experiencia que dio lugar a la obra escrita en el destierro Una mujer por los caminos de España.

Su marido se enamoró de otra, con la que tuvo una hija, sin embargo ella continuó colaborando en el negocio literario de ambos: ella escribía y él firmaba como autor. Craso error, ya que al fallecer su esposo en 1947, la hija de este con su amante exigió los derechos de autor de la obra de su padre, hecho que sirvió para que Lejárraga empezara a publicar con su nombre, aunque bajo el paraguas de su difunto marido, por eso eligió el seudónimo María Martínez Sierra.

Pero sus decepciones no acaban aquí, en 1951 con la ayuda de su traductora envió un cuento a Walt Disney titulado Merlín y Viviana, donde se cuenta la historia de un perro que se enamora de una gata, pero se lo devolvieron, sin embargo en 1955 la gran productora estrenó la película “La dama y el vagabundo”, ¿os suena la trama de la gata y el perro? Seún la autora, se trata de un plagio en el único cambio es el de la gata por una perra de buena familia, hecho que Lejárraga notificó a su traductora en una carta en la que también indicaba que no iba a protestar ya que, según los autores de la película, se trataba de un proyecto que comenzó antes de recibir su manuscrito.

 

 

“Animals” de Pink Floyd

Es cierto que este blog está dedicado a la literatura y la lengua y no a la música, pero cuántas veces hemos visto estas disciplinas relacionadas entre sí. Muchas, algunas de las cuales he reflejado aquí, como por ejemplo La unión y su canción “Lobo hombre en París“, basada en la obra Lobo-hombre de Boris Vian; pero de quienes más he hablado ha sido de Dire Straits: “Romeo and Juliet“, clara referencia a la obra de Shakespeare; “Private Investigations“, basada en la obra de Raymond Chandler; y “Lady Writer“, canción que escribió al ver una entrevista en TV a la escritora Marina Warner. Y ahora vengo con otro de los grandes grupos de rock: Pink Floyd y su “Animals”.

“Animals”, “Animales” en español, es el décimo álbum de estos roqueros británicos, cuya música admiro. Lanzado en 1977, en este disco se aprecia una clara crítica agresiva a la industrialización y el consumismo del mundo en general, y de Inglaterra en particular en los años 70. En este trabajo se observan detalles estrechamente relacionados con la obra Animal Farm (Rebelión en la granja) de George Orwell, una fábula política en la que diferentes castas de la sociedad están representadas por animales, de este modo tenemos a los cerdos como jefes, las ovejas como peones, y los perros como la ley. Estos tres estatus sociales de la novela de Orwell se identifican en el disco de Pink Floyd mediante las canciones “Pigs“, “Dogs” y “Sheep“, es curioso que este último tema termina con la revolución de las ovejas y cómo estas matan a los perros, quizá como reflejo de esa esperanza que se vislumbra en la última canción del álbum, “Pigs on the Wind”, una canción de amor que muestra algo de optimismo frente a la rabia expresada en las otras tres.

“El amante japonés” de Isabel Allende

img_1336Tengo que reconocer que esta novela me ha sorprendido gratamente ya que la esperaba más romántica y no, aunque tiene sus toques que para eso se titula El amante japonés, pero Isabel Allende hace uso de su experiencia y gran bagage literario para relatar los sucesos de tal manera que no se hacen pesados ni melosos. ¡Gracias!

Como algunos sabéis, soy admiradora de Isabel Allende, de hecho tengo todos sus libros, incluido alguno que fue retirado y del que hablaré en otro momento, pero mi admiración no me ha parado a la hora de hacerle alguna crítica negativa y eso se puede comprobar en este mismo blog, ya que no es la primera vez que escribo sobre ella: El juego de Ripper y El sexo y yo son entradas que publiqué como parte de unos retos delectura en los que participé hace un tiempo.

La lectura es amena porque el libro está organizado en capítulos cortos conectados unos con otros por la relación existente entre los diferentes personajes y las distintas tramas que cuentan las vivencias de los protagonistas. Es cierto que hay saltos temporales y de escenarios dentro de una misma época, sin embargo el lector nunca pierde el hilo.

Los personajes, los escenarios y la trama de esta novela aseguran una vez más el estilo de la autora: tintes hispanos, escenas en EE.UU., costumbrismo racial, lo mágico, la simbología, la mezcla de razas… Una mezcla marca de la casa, un sello de sus raíces sudamericanas tan bien contado que engancha al lector hasta el final.

En las lecturas de Isabel Allende siempre aprendo palabras de la lengua española, algunas de ellas utilizadas en sudamérica, a menudo puedo sacar el significado por el contexto, sin embargo no dejan de llamar mi atención. He consultado la RAE para saber el significado de esas palabras nuevas, algunas de ellas son:

  • Daguerrotipo – “Alma parecía arrancada de un daguerrotipo, con su pulcro acento británico que había aprendido de la institutriz ratera”.
  1. m. Aparato utilizado para obtener imágenes por daguerrotipia.
  2. m. Fotografía obtenida por daguerrotipia.
  3. m. Daguerrotipia. El daguerrotipo fue sustituido por otras técnicas.

Daguerrotipia: técnica fotográfica primitiva mediante la cual las imágenes captadas con la cámara oscura se fijan sobre una chapa metálica convenientemente preparada.

  • Petiso – “De ser el más petiso de su clase alcanzó una estatura normal”.
  1. adj. Arg., Bol., Chile, Par., Perú y Ur. Dicho de una persona: Pequeña, baja, de poca altura. U. t. c. s.
  2. m. Arg., Bol., Chile, Par. y Ur. Caballo de poca alzada.
  • Afiche – “Se acordaba de que yo pintaba los afiches para las fiestas de la escuela”.
  1. m. cartel (lámina con inscripciones o figuras). U. m. en Am.

Estos son solo algunos de los términos que he querido destacar, pero aparte, hay dos frases cargadas de significado en la novela con las que quiero terminar esta entrada:

  • “Cualquiera con fanatismo, poder e impunidad puede transformarse en una bestia”: en este caso está hablando de las SS, Auschwitz y sucesos relacionados con esa parte de la Historia, pero bien podría aplicarse a hechos más actuales que han pasado en lugares diferentes.
  • “¿Por qué se habla tanto de tristezas y malestares y no de felicidad?”: estoy totalmente de acuerdo con este pensamiento, de hecho a veces digo que prefiero pensar en lo que tengo en vez de en lo que he perdido, y me parece que esta reflexión está muy relacionada con esta frase de la novela.

 

 

 

Tres mujeres en “Quesia: cifra y aroma”

portada.fh11

Imagen de Kalandraka

Quesia: cifra y aroma es un libro-disco editado por Kalandraka con poemas de Isabel Escudero, a los que Quesia Bernabé ha puesto voz y música, y con ilustraciones de Zuzanna Celej.

Este libro-disco surgió como consecuencia de la colaboración de Quesia en el disco homenaje a Isabel Escudero en 2014, titulado “Nunca se sabe”.

  • La poeta: Isabel Escudero

Poeta y ensayista fallecida en Madrid en 2017. Fue profesora de la Universidad Complutense de Madrid y la UNED. Colaboró y participó en numerosos recitales poéticos y es autora de poemarios, ensayos y textos críticos sobre temas como la política, el cine o la educación.

  • La cantante: Quesia Bernabé

Nacida en Murcia en 1984, licenciada en Filología hispánica y afincada en Madrid para seguir su carrera de cantautora, cuyo primer disco publicado en 2012 se incluyó en el libro Cuéntame una ilustración.

  • La ilustradora: Zuzanna Celej

Nacida en Polonia, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y en Ilustración por la Escuela de Arte y Diseño Llotja de Barcelona. Especializada en ilustraciones, fotografía artística y grabados ha colaborado en multitud de libros y además pinta murales.