Reto cinco líneas – Febrero 2019

Este mes el Reto cinco líneas viene con las palabras canciones, felicidad y trabajar. Y mi propuesta es la siguiente:

“TyK no cree en la felicidad, sin embargo encuentra un placer similar a ese estado cada mañana cuando va a trabajar y escucha en el coche algunas de sus canciones favoritas. ¡Esto hace que una mire la jornada con otros ojos y que la afronte con más ánimos!”.

Y nada mejor para ilustrar este post que una de mis canciones favoritas, ya utilizada en otra entrada en este mismo blog hace mucho tiempo.

Si quieres saber más sobre este reto, pincha aquí o pásate por el blog de Adella Brac.

Anuncios

Reto cinco líneas – Enero 2019

reto-5-lineasEnero de 2019 llega con el Reto cinco líneas y la palabras añado, familia y demasiado.

Como ya llevamos mucho tiempo con este desafío, en mi caso desde octubre de 2014, no voy a explicar de qué va, si estás leyendo esto y quieres saber más, pincha aquí o pásate por el blog de Adella Brac y entérate de todos los detalles. Dicho esto, os dejo con mi propuesta para este mes.

TyK está muy contenta de formar parte de la familia del “Reto cinco líneas”. A pesar de los más de cuatro años aportando microrrelatos nunca le ha parecido demasiado, y añado, este 2019 se estrena con la medalla de oro. Gracias, Adella.

reto5lineas-oro-2018

Reto cinco líneas – Diciembre 2018

reto-5-lineasComo es tradición en el mes de diciembre, Adela Brac nos pide un reto adicional al de las tres palabras, y este año no iba a ser menos. Los vocablos de este mes son cadena, primera y casa; y el desafío extra es incluir un paisaje nevado. De esta mezcla mi resultado es el siguiente:

TyK quería ser la primera en romper la cadena que la ataba a esa casa. Por eso decidió salir corriendo descalza, en camiseta y pantalones cortos, el camino estaba totalmente nevado, pero igualmente la llevó hacia los acantilados, esos por los que tantas veces había paseado y pensado. Al llegar al límite frenó en seco, miró hacia atrás y vio cómo sus huellas se iban derritiendo con los rayos del Sol que se abrían paso hacia la inmensidad del mar abierto. Un paisaje inolvidable.

Si quieres saber de qué va esto entra aquí y anímate a participar.

Reto cinco líneas – Noviembre 2018

reto-5-lineasEl reto cinco líneas de noviembre nos trae las palabras llamo, necesario y trozo, y con ellas se me ha ocurrido lo siguiente:

Hola, me llamo TyK y si me das ese trozo de tarta de zanahorias no veo necesario que tenga que ponerme manos a la obra para hacer una. Entre otras cosas tengo que ir a coomprar los ingredientes y hoy no me da tiempo.

Si no sabes de qué va esto, sigue este enlace, y si quieres participar, Adela estará encantada de que te animes, y yo también.

Reto cinco líneas – Octubre 2018

reto-5-lineasMe hace ilusión cada vez que llega octubre y escribo mi aportación para el reto cinco líneas que Adella Brac propone en su blog, porque es mi “cumple-reto”. Sí, este mes hace cuatro años que participo en este desafío, lo cual no solo me entusiasma por el hecho de crear un micro, sino también por la gente y los blogs que he descubierto gracias a las demás publicaciones que, poco a poco, se van sumando al post original de Adella. Y por supuesto, colaborar con ella, que siempre es un gusto.

Si no sabes de qué va esto, puedes echarle un vistazo a su blog, cuyo enlace he incluido más arriba, o al mío en este.

Este mes las palabras son contigo, síntoma y referencias, y con ellas se me ha ocuurido lo siguiente:

Ni contigo ni sin ti es siempre un síntoma de indecisión.

Esas eran las referencias que TyK había recibido sobre la persona que debía atender justo al llegar a su destino.

Qué podía hacer para que esa persona tomara una decisión por sí misma es lo que la tuvo entretenida durante las cinco horas de tren.

¿Crees que ya no tienes edad para publicar tu primera obra?

Autores de renombre publicaron sus primeras obras cuando estaban a punto de cumplir los 40 años, muchos incluso ya los habían pasado de sobra. Si eres de esos escritores que se ve mayor para publicar por primera vez, no te rindas. Mira cuándo les llegó la oportunidad a estos, seguro que conoces y has leído las obras de muchos de ellos:

img_1324

  • Toni Morrison: Ojos azules (1970), estaba a punto de cumplir los 40 cuando publicó est novela que la narra la historia de una niña negra que quería tener los ojos azules que veía en las muñecas de las niñas blancas.
  • Mark Twain: en 1865 tenía 30 años y publicó La célebre rana saltadora del distrito de Calaveras, un cuento de humor que salía en un semanario neoyorquino. Pero su consolidación le llegó con Las aventuras de Tom Sawyer en 1876, a la edad de 41 años.
  • J. R. R. Tolkien: le llegó el éxito a la edad de 62 años cuando publicó El señor de los anillos (1954), que fue ideada como una secuela de El hobbit, pero que acabó convirtiéndose en una historia mucho más extensa, de más alcance y bastante atractiva para el público.
  • Henry Miller: después de varias obras que no fueron bien acogidas, publicó Trópico de Cáncer en 1934 a la edad de 43 años, y cinco años después tuvo otro éxito con Trópico de Capricornio.
  • Raymond Chandler: a los 51 años publicó El sueño eterno (1939), una novela negra mediante la que presentó a su personaje más conocido, el detective Philip Marlowe.

Hay muchos otros escritores que alcanzaron el éxito a una edad avanzada: Marcel Proust, Harriet Doerr, Laura Ingalls Wilder… Así que no desistas, puede que el reconocimiento de tu obra esté pasada la barrera de los 40.

 

Reto cinco líneas – Septiembre 2018

reto-5-lineasEl reto cinco líneas de septiembre llega con las palabras primero, mientras y hecho. Para saber más visitad esta entrada de mi blog: Reto cinco líneas – Octubre 2014, mi primera aportación; y también podéis echarle un ojo al blog de Adella Brac.

¡Anímate y participa!

Mi propuesta para este mes es la siguiente:

Mientras él se ponía el primero en la fila, TyK seguía pensando que el hecho de ser el hijo del dueño no le daba derecho a tener ese comportamiento. Ella nunca le iba a dar la razón en aquellas situaciones en las que demostraba ser un niño de papá que conseguía todo a golpe de talonario. Por eso no la querían en la familia. Ella tenía principios.