Otras princesas y otros héroes

Afortunadamente, no todas las niñas hemos querido ser princesas como las de aquellos cuentos de la infancia, en mi caso, una infancia entre los años 70 y 80. Y todos los chicos tampoco quieren ser los héroes de sus cuentos. Sí, de sus cuentos, porque no vaya a ser que las chicas queramos ser como los chicos y viceversa.

Sin embargo parece que la sociedad avanza en este sentido, poco a mi entender, pero al menos ya se ven algunos padres que quieren educar a sus hijos en la pluralidad y salirse de lo establecido, y la literatura es una buena manera para ello ya que, además de inculcar valores a los niños, se fomenta su interés por la lectura, se les enseña a respetar a todos los demás, y muchas cosas más.

Las editoriales argentinas Chirimbote y Sudestada, se han unido para crear las colecciones de libros “Otras princesas” y “Antihéroes”, con las que se ofrece a los más jóvenes otro espejo donde mirarse, un espejo más real.

“Olvidé decirte quiero” de Mónica Carrillo

img_2144Para la segunda letra C del reto Autores de la A a la Z 2016 he leído Olvidé decirte quiero de Mónica Carrillo, otro libro que ha caído en mis manos por pura casualidad.

Se trata de una novela de corte romántico que la verdad he encontrado aburrida, vale que el género no me gusta, pero soy capaz de leer algún libro, sin embargo este me ha parecido tedioso. La historia es muy típica, no voy a contarla porque hay resúmenes para aburrir, nunca mejor dicho.

En cuanto a los personajes, solo hay dos principales, los cuales me han parecido llanos, muy básicos y estáticos, no crecen ni evolucionan a lo largo de la trama, se pueden cambiar por otros y la historia sería la misma. El personaje de Malena no interactúa con otros en favor de una narración sustentada con buenos diálogos, solo hay reflexiones que pretenden ser profundas pero que están vacías en mi opinión.

En cuanto al otro personaje, se trata de Mía, la perra fallecida de Malena, quiero comentar dos puntos: en primer lugar no me gusta que se refiera a ella como de su propiedad porque nadie es dueño de un animal, y aquí podría entrar en una explicación más larga, sin embargo prefiero evitar el debate, solo añadiré que el nombre ya indica posesión. ¡Qué horror!

En segundo lugar, me parece de muy mal gusto humanizar a un animal. ¿Quién es el ser humano para cambiar o pretender cambiar la identidad de otro ser vivo? Nadie. Pues aquí la pobre Mía anda frustrada porque no ha podido conseguir al perro de sus sueños. Pero qué gilipollez es esta. Lo comprendería si se tratara de una novela de humor, pero no es el caso.

Para terminar, no me gustan nada las frases a modo de sentencias con las que la autora pretende dar algún tipo de ¿lección? ¿moraleja?… No tengo claro para qué sirven, la verdad. Bueno, como el resto de la novela.

“El nuevo orden mundial (y el viejo)” de N. Chomsky

img_2095Me gusta mucho Noam Chomsky, desde hace tiempo quería leer El nuevo orden mundial (y el viejo), y por fin hace un par de meses lo conseguí.

La sinopsis de este libro es clara y explica muy bien lo que el autor pretende hacernos llegar a través de la novela:

El llamado nuevo orden mundial, nos dice Chomsky, es como el viejo con otro disfraz. Cómo funciona ese «gobierno del mundo» que garantiza el dominio universal de las naciones ricas (sus reglas básicas siguen siendo las mismas: los débiles están sometidos a la fuerza de la ley, mientras los poderosos se sirven de la ley de la fuerza); se imponen a los pobres los principios de la «racionalidad económica», mientras los ricos se aprovechan del poder y de la intervención del estado. Chomsky desarrolla su razonamiento a través de la denuncia concreta de acontecimientos y situaciones, vistos en una cruda realidad que los medios de comunicación callan o disfrazan. Su reconsideración histórica de la guerra fría (que toma en cuenta los abusos y los crímenes de los dos bandos), el relato de los horrrores de «la matanza del Golfo», el desenmascaramiento del orden político-económico de los Estados Unidos, le permiten ofrecernos un panorama realista del «nuevo» orden mundial y de sus reglas de juego.

Mi primer contacto con Chomsky fue en la universidad en su faceta como lingüista, y tengo que decir que no me gustó nada, pero también debo añadir que la asignatura de Lingüística no estaba entre mis favoritas y la profesora que la impartía no me transmitía nada, así que no despertó mi interés, sencillamente estudié, aprobé y a otra cosa.

Después de un par de años volví a tener otro contacto con él en las mismas circunstancias pero en una asignatura distinta y aquí sí despertó mi curiosidad. Fue a raíz de ahí que empecé a seguirlo, a leer sus libros, a buscar sus conferencias y artículos, y a conocer sus otras facetas fuera de la lingüística: filósofo y activista.

La novela que nos ocupa está basada en tres conferencias que dio en la Universidad de El Cairo, sin embargo el contenido es bastante más extenso que lo explicado en aquellas charlas por una cuestión de tiempo.

Es apasionante el análisis que hace Chomsky sobre cómo el mundo es el mismo desde no sé cuándo hasta nuestros días. Los intereses y los interesados continúan siendo los mismos, los de arriba y los de abajo son los de siempre por mucho que nos pretendan convencer de lo contrario con discursos que nos encandilan, pero que no son más que un espejismo, una estrategia para mantenernos entretenidos con algún juguete mientras nos engañan por otro lado. ¡Con lo listos que nos creemos!

Nota: esta lectura corresponde a la segunda letra CH del reto Autores de la A a la Z 2016.

Maratón de lectura en el Metro de Bilbao

Foto de metrobilbao.eus

Foto de metrobilbao.eus

Seguimos con las ideas bonitas para fomentar la lectura, en esta ocasión se trata de un maratón de lectura en el Metro de Bilbao.

El lunes pasado, de 11:00 a 14:00, y de 16:00 a 20:00, la estación de Moyua del Metro de Bilbao se convirtió en una biblioteca con forma de andén en la que había ejemplares de una sola novela: La chica del tren de Paula Hawkins. El Grupo Planeta también formó parte de esta iniciativa, y como premio ha regalado un libro de entre los más destacados de su editorial a cada participante. Además se han sorteado 10 entradas dobles para el pre-estreno de la película sobre la novela protagonista de esta jornada de lectura, que será mañana.

Desconozco si esto se celebra en otras ciudades, sea en el metro o en cualquier transporte, pero desde luego es un ejemplo más de que los amantes de la lectura no estamos solos y no pararemos.

Info adicional aquí, y vídeo de las lecturas aquí.

Cazar libros

siembra-de-libros¿Recordáis el boom de los Pokémon? La Humanidad está chiflada, yo estoy cada vez más convencida. Ojalá una cuarta parte de la gente que se volvió loca con el juego de marras lo hiciera también con esta iniciativa.

Desde mediados de septiembre en Sevilla se pueden cazar libros. Me parece una idea estupenda para fomentar la lectura, es como la “siembra de libros” y el cross booking llevados un paso más allá y actualizado a las modas de los últimos tiempos.

La historia empezó cuando un joven de esta ciudad vio un vídeo de una chica dejando un libro en un lugar público para que otra persona pudiera disfrutarlo, y bueno, hizo una asociación de ideas: sembrar cultura para que otro la recoja + juego de moda para enriquecer a una multinacional. Así que creó un grupo en Facebook con el nombre de “Cazadores de libros Sevilla”, al que al principio se unieron sus contactos, pero que a día de hoy cuenta con más de 2.800 participantes. Es un grupo cerrado al que solo se accede mediante invitación o por haber encontrado uno de los libros en las calles de la ciudad.

El funcionamiento es fácil: se deja un libro en la zona de la ciudad que sea, se le hace una foto que sirva de pista y se sube al grupo. Quien quiera leer ese ejemplar debe encontrarlo, dejar otro y hacer lo mismo. El cazador que termine de leer su libro debe liberarlo y colgar de nuevo la foto para que otro lo cace.

Es muy básico, pero por lo visto está funcionando de maravilla dado que reciben multitud de solicitudes e ideas para mejorar la iniciativa, que empezó como algo sin pretensiones, pero que su precursor se está planteando crear una página web y una app.

Me encanta ver que algunos no nos rendimos en esta difícil empresa de fomentar la lectura.

Nota: la imagen es una de mis “siembras de libros”.

“El invierno en Lisboa” de A. Muñoz Molina

IMG_1769Antonio Muñoz Molina nos lleva por San Sebastián, Madrid, y Lisboa con la novela El invierno en Lisboa, una historia de cine negro y jazz mediante la cual el autor hace un homenaje a estos dos géneros artísticos.

Muñoz Molina consigue un tándem perfecto entre diálogos y monólogos, y junto a él, la acción, las descripciones y la trama forman el conjunto perfecto que nos lleva a esta novela de amor e intriga a partes iguales. No es una obra romántica aunque tenga esas pinceladas, sin embargo me llaman más la atención el olor a humo de los tugurios de las ciudades, los paisajes lluviosos, las noches de bares, la mujer fatal… Sin duda ingredientes de cualquier novela negra que se precie.

En mi opinión con esta obra el autor se asentó entre los que forman un punto de referencia de la literatura española del s. XX.

José A. Zorrilla la llevó al cine en 1991, en 1987 recibió el Premio Nacional de la Crítica y un año después el Premio Nacional de Narrativa.

Y para muestra de la dedicación a la música, un fragmento de la película protagonizado por Dizzy Gillespie, un trompetista, cantante y compositor de jazz.

Nota: esta lectura corresponde a la segunda letra Ñ del reto Autores de la A a la Z 2016.

Reto cinco líneas – Agosto 2016

logo5LredAl leer las palabras del reto de este mes he tenido tan claro cuál sería el texto que me he sorprendido bastante.

¿De qué va este desafío? Ufff con el tiempo que llevo haciéndolo seguro que algún post has leído, así que no voy a soltar el rollo de nuevo, en este enlace podrás ver de qué se trata, y en el blog de la impulsora, Adella Brac, también.

Y ya no me enrollo más, las palabras de este mes son ecos, canciones y muriendo, así que voy con mi relato.

Punta del Sebo

“Pensaba que al venirme a vivir a Mallorca se irían muriendo los ecos de las canciones, pero no es así, la tierra tira, y tira mucho, me gustaría estar de nuevo por esas arenas pasando calor, con mi traje de gitana y mi flor en el pelo, cantando hasta quedarme sin voz, pero con la alegría de saber que estoy en Huelva”.

Huelga decir que se lo dedico a mi tierra, Huelva, a mi familia, y a todos mis amigos. Y mira qué casualidad que justo ahora son las Fiestas Colombinas.