“El amante japonés” de Isabel Allende

img_1336Tengo que reconocer que esta novela me ha sorprendido gratamente ya que la esperaba más romántica y no, aunque tiene sus toques que para eso se titula El amante japonés, pero Isabel Allende hace uso de su experiencia y gran bagage literario para relatar los sucesos de tal manera que no se hacen pesados ni melosos. ¡Gracias!

Como algunos sabéis, soy admiradora de Isabel Allende, de hecho tengo todos sus libros, incluido alguno que fue retirado y del que hablaré en otro momento, pero mi admiración no me ha parado a la hora de hacerle alguna crítica negativa y eso se puede comprobar en este mismo blog, ya que no es la primera vez que escribo sobre ella: El juego de Ripper y El sexo y yo son entradas que publiqué como parte de unos retos delectura en los que participé hace un tiempo.

La lectura es amena porque el libro está organizado en capítulos cortos conectados unos con otros por la relación existente entre los diferentes personajes y las distintas tramas que cuentan las vivencias de los protagonistas. Es cierto que hay saltos temporales y de escenarios dentro de una misma época, sin embargo el lector nunca pierde el hilo.

Los personajes, los escenarios y la trama de esta novela aseguran una vez más el estilo de la autora: tintes hispanos, escenas en EE.UU., costumbrismo racial, lo mágico, la simbología, la mezcla de razas… Una mezcla marca de la casa, un sello de sus raíces sudamericanas tan bien contado que engancha al lector hasta el final.

En las lecturas de Isabel Allende siempre aprendo palabras de la lengua española, algunas de ellas utilizadas en sudamérica, a menudo puedo sacar el significado por el contexto, sin embargo no dejan de llamar mi atención. He consultado la RAE para saber el significado de esas palabras nuevas, algunas de ellas son:

  • Daguerrotipo – “Alma parecía arrancada de un daguerrotipo, con su pulcro acento británico que había aprendido de la institutriz ratera”.
  1. m. Aparato utilizado para obtener imágenes por daguerrotipia.
  2. m. Fotografía obtenida por daguerrotipia.
  3. m. Daguerrotipia. El daguerrotipo fue sustituido por otras técnicas.

Daguerrotipia: técnica fotográfica primitiva mediante la cual las imágenes captadas con la cámara oscura se fijan sobre una chapa metálica convenientemente preparada.

  • Petiso – “De ser el más petiso de su clase alcanzó una estatura normal”.
  1. adj. Arg., Bol., Chile, Par., Perú y Ur. Dicho de una persona: Pequeña, baja, de poca altura. U. t. c. s.
  2. m. Arg., Bol., Chile, Par. y Ur. Caballo de poca alzada.
  • Afiche – “Se acordaba de que yo pintaba los afiches para las fiestas de la escuela”.
  1. m. cartel (lámina con inscripciones o figuras). U. m. en Am.

Estos son solo algunos de los términos que he querido destacar, pero aparte, hay dos frases cargadas de significado en la novela con las que quiero terminar esta entrada:

  • “Cualquiera con fanatismo, poder e impunidad puede transformarse en una bestia”: en este caso está hablando de las SS, Auschwitz y sucesos relacionados con esa parte de la Historia, pero bien podría aplicarse a hechos más actuales que han pasado en lugares diferentes.
  • “¿Por qué se habla tanto de tristezas y malestares y no de felicidad?”: estoy totalmente de acuerdo con este pensamiento, de hecho a veces digo que prefiero pensar en lo que tengo en vez de en lo que he perdido, y me parece que esta reflexión está muy relacionada con esta frase de la novela.

 

 

 

Anuncios

“Los años de peregrinación del chico sin color” de H. Murakami

img_1319Título largo donde los haya… Los años de peregrinación del chico sin color fue publicada por Haruki Murakami en 2013, en tan solo un mes y medio vendió más de un millón de copias en Japón. En esta ocasión el autor narra una historia más terrenal, dejando atrás los elementos fantásticos a los que nos tiene acostumbrados para dar paso a un pasado melancólico, nostálgico con tintes del pensamiento “cualquier tiempo pasado fue mejor” dadas las vivencias del protagonista, Tsukuru Tazaki, que es el chico sin color. Pero aun así, Murakami introduce elementos que se escapan a la realidad, como el desdoblamiento del tiempo que vemos en las realidades alternas que relata el protagonista o los sueños premonitorios, elementos mediante los cuales el autor se mantiene fiel a su estilo.

A lo largo de la novela se tratan temas de importancia vital para el ser humano: la amistad, la muerte, el sexo o la soledad son las obsesiones que Murakami trata en casi todas sus obras y en esta son las principales preocupaciones del protagonista de la misma. Es por ello que me han llamado la atención frases como “Los objetivos concretos simplifican la vida” dicha por Sara, la única chica que al protagonista parece interesarle para tener una vida en común ya que las demás relaciones que ha tenido no han funcionado, según él mismo, a partes iguales por su lado y por el de las mujeres. Al final de la novela parece que el acercamiento con final feliz va a suceder, sin embargo Murakami lo deja abierto a interpretaciones, para mí no llegó a pasar porque el protagonista no ha resuelto sus miedos.

La otra frase es “Perdona que te lo diga, pero encontrar un tema de interés específico en la vida ya me parece suficiente logro”, pronuncada por Haida, un chico al que Tsukuru conoció en la piscina universitaria en Tokio, y con el que forjó una amistad que se deshizo de la misma manera que volvió, sin ton ni son y sin explicaciones.

Con Los años de peregrinación del chico sin color he aprendido palabras como:

-Granjeó: “Aquel trabajo desinteresado y tenaz les granjeó el reconocimiento de todo el mundo, e incluso aparecieron en la prensa”.

Según la RAE:

De granja y -ear.

1. tr. Captar, atraer, conseguir. Se granjeó la confianza de su suegro.Sus méritos le granjearon un puesto en el ministerio.

2. tr. Mar. Ganar, con relación a la distancia o al barlovento.

3. tr. desus. Obtener ganancias negociando con ganados u otros objetos de comercio.

4. tr. desus. Cultivar con esmero las tierras y heredades, cuidando de la conservación y aumento del ganado.

-Contrito: “El recepcionista, con gesto pensativo, hizomemoria, y luego meneó la cabeza hacia los lados, contrito”.

Según la RAE:

Del lat. contrītus.

  1. adj. Que siente contrición.

Contrición

Del lat. contritio, -ōnis.

  1. f. Arrepentimiento de una culpa cometida.
  2. f. Rel. En el catolicismo, dolor de haber ofendido a Dios, por el amor que se le tiene.

 

Para terminar, uno de los detalles que he notado en esta novela y que me encantan es la cantidad de alusiones literarias y musicales que Murakami pone en manos de los diferentes protagonistas, de hecho hay una obra musical para piano que está estrechamente relacionada con una parte de la trama y a la que se hace alusión en multitud de escenas que implican a diferentes personajes de la novela. Esta es una característica común en muchas novelas de Murakami, como por ejemplo After Dark, cuyo título fue sacado de la pieza de jazz “Five Spot After Dark”, de Curtis Fuller.

 

 

 

 

“St. Pauli” de Carles Viñas y Natxo Parra

Sí, otro libro de deporte, esta vez de fútbol, bueno, mejor dicho de un equipo de fútbol, el St. Pauli, perteneciente al barrio del mismo nombre de la ciudad alemana de Hamburgo.

img_1291En realidad el título es St. Pauli, otro fútbol es posible, y es que lo que narran los escritores es cómo un equipo de fútbol puede ser muy diferente a lo que conocemos actualmente. Como suele ser habitual en mí, no voy a hacer un resumen del libro, pro sí diré que me ha sorprendido gratamente porque me esperaba algo así como un repaso a la historia del club, que lo es, pero está hecho de tal manera que no solo se centra en el equipo en sí, sino también en todo su entorno, y cuando escribo todo me refiero a todo: la afición tan variopinta; el barrio; la ciudad; Alemania; los hechos históricos; los problemas sociales, políticos, culturales, económicos; las diferentes guerras; la música; el movimiento okupa; los punks… Todo esto junto desde 1910 hasta hoy es lo que convierte al St. Pauli en un equipo muy parecido al fútbol de barrio que todos recordamos: ese que se jugaba con una pelota y los jerseys arrugados en las esquinas para delimitar una portería.

En el libro se describe cómo este equipo ha llegado a ser una seña de identidad, un club de culto con más de 500 peñas alrededor del mundo, y eso que hablamos de un equipo que suele jugar en la Segunda División alemana y que apenas ha tenido éxitos deportivos, sin embargo su política es diferente a la de esos clubes más interesados en las ganancias que en las personas.

Se trata de un equipo alternativo que refleja una cultura alternativa y que se caracteriza por las numerosas iniciativas sociales de las que forma parte: ayuda humanitaria, igualdad de género, inclusión social, ayuda a los refugiados…

Nos encontramos ante una lectura amena, por la manera de redactar de Viñas y Parra, pero con innumerables datos históricos relacionados íntegramente con Alemania en la mayoría de los casos, como son las diferentes guerras en las que el país ha estado implicado, el Tercer Reich, el nazismo, o la construcción y posterior derribo del Muro de Berlín. Cómo estos hechos históricos han influenciado en la sociedad del momento y en el fútbol en concreto, y que han dado nacimiento a este equipo admirado por unos y odiado por otros, como todo lo que se sale de lo normal.

De esta lectura he aprendido la palabra “gentrificación”, que según la Fundéu es “una adaptación adecuada al español del término inglés gentrification, con el que se alude al proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor”. El término se utiliza muchas veces a lo largo del libro, entiendo que se debe a los diferentes cambios sufridos por la sociedad hamburguesa a lo largo de la historia que se narra en este libro.

Para terminar, solo quiero añadir que el fútbol me encanta, por eso leo libros sobre este deporte, de hecho no es la primera vez que escribo sobre él en este blog, hace unos años publiqué “Literatura y fútbol“, aunque es una pena que haya dejado de verlo debido a todo lo que le rodea,como ya indiqué en mi otro blog con la entrada “Cuando el fútbol era un deporte“. Más equipos como el St. Pauli es lo que necesito para volver a verlo.

“Recuérdame” de David Harkins

Facebook: Blog del maestro

Quizás al leer este poema te suene de algo… en la red se hizo famoso hace un tiempo como “poema escocés para despedir a un ser querido” y se decía que es anónimo, pues bien, ni es escocés, ni se escribió para despedir a un ser querido, ni es anónimo.

Se trata del poema “Recuérdame” de David Harkins, que se conoció cuando Isabel II de Inglaterra lo leyó en el funeral de su madre en 2002. Tras el acto, varios medios británicos empezaron a investigar el poema, incluso pidieron ayuda a sus seguidores con el fin de localizar al autor del mismo. Pasados unos meses, David Harkins reivindicó su autoría.

Nacido en el condado de Cumbria, al norte de Inglaterra, comentó que lo escribió en los años 80, cuando él tenía 22 o 23 años y estaba enamorado de una chica a la que no se atrevió invitar a salir, y optó por dedicarle este poema. Nada más lejos del origen funerario, anónimo y escocés.

Traducción a español:

“Recuérdame”

Puedes llorar porque se ha ido, o puedes
sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos
y rezar para que vuelva o puedes abrirlos y ver todo lo que ha
dejado;
tu corazón puede estar vacío
porque no lo puedes ver,
o puede estar lleno del amor
que compartisteis.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el
vacío y dar la espalda,
o puedes hacer lo que a ella le gustaría:
sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

Original en inglés:

“Remember me”

You can shed tears that she is gone
or you can smile because she has lived.

You can close your eyes and pray that she will come back
or you can open your eyes and see all she has left.

Your heart can be empty because you can’t see her
or you can be full of the love you shared.

You can turn your back on tomorrow and live yesterday
or you can be happy for tomorrow because of yesterday.

You can remember her and only that she’s gone
or you can cherish her memory and let it live on.

You can cry and close your mind,
be empty and turn your back

or you can do what she would want:
smile, open your eyes, love and go on.

 

“Mr. Nice” de Howard Marks

He leído muy pocas autobiografías y biografías en mi vida, es un género que no llama demasiado mi atención, sin embargo tengo la suerte de poder decir que las pocas que he leído me han encantado, y esta es una de ellas.

img_1282En Mr. Nice, Howards Marks nos cuenta sus aventuras y desventuras como traficante de hachís y cannabis durante los años 70 y 80. El libro se publicó en 1996 en inglés, rápidamente fue traducido a seis idiomas.

Su contenido no solo detalla con una exactitud increíble sus pases de drogas, los exitosos y los fallidos, a diferentes lugares del mundo, sino también su relación con personajes de lo más variado y que fueron importantes para conseguir sus logros: políticos, funcionarios, servicios secretos, terroristas del IRA…

Por cierto, entre los muchos lugares que nombra a lo largo de la geografía mundial, Howard Marks menciona España, estuvo viviendo en Palma, donde fue atrapado y encarcelado, después trasladado a Barcelona, Madrid y a EE.UU., donde pasó los últimos años de encarcelamiento hasta quedar libre.

Galés de nacimiento y con estudios superiores en la Universidad de Oxford, en la de Londres y en la de Sussex, Marks llegó a convertirse en un verdadero problema para la DEA. Tras siete años de prisión, Marks se retiró y escribió todas sus vivencias hasta el día en que por fin vio la libertad y pudo reunirse con su familia.

Como lectura, me ha resultado amena, he leído las 444 páginas en tres días. Creo que el protagonista supo trasladar la simpatía que lo caracterizaba al libro. Me he contagiado de la pasión con la que describe las situaciones y escenas que le tocó vivir como traficante, además, se nota que fue una persona leída, inteligente y culto, ya que son innumerables los guiños musicales y literarios a lo largo de toda la novela. Y es en estos últimos en los que me quiero centrar.

Desde casi el comienzo vemos alusiones a la literatura cuando nombra libros como El señor de las moscas, 1984, Marat/Sade o La bella durmiente; y autores como Ken Follet, Graham Green y Kerouac. También leyó a los clásicos: Platón, Aristóteles, Lucrecio y un sinfín de autores de diversos géneros, épocas y nacionalidades. Pero sin duda una cita de un poema de Dylan Thomas, casi al final de esta autobiografía:

No te vayas suavemente a esa buena noche,

la vejez debería arder y delirar al caer el día;

ruge, ruge contra la muerte de la luz.

Y tú, padre, allí en la triste altura.

Rezo para que me maldigas, me bendigas ahora con tus feroces lágrimas.

No te vayas suavemente a esa buena noche.

Ruge, ruge contra la muerte e la luz.

Es lo que me llevó a pensar que definitivamente Howards Marks gozaba de una inteligencia fuera de lo común y por eso sus andanzas como traficante funcionaron, ya que fue pionero en la forma de hacer muchas cosas; por eso también volvió loca a la DEA; y por eso sus negocios legales fueron exitosos.

De Mr. Nice he aprendido la palabra “gárrulo”. Ya sé que a muchos os debe sonar, a mí también, pero sin tilde, y es que son palabras con diferentes significados. “Garrulo”, la que ya conocía, según la RAE es una persona “rústica, zafia”; mientras que “gárrulo” referido a alguien es una persona “muy habladora o charlatana”, también puede definir aves (“que canta, gorjea o chirría mucho”) y cosas (“que hace ruido continuado, como el viento, un arroyo, etc.”).

Y por último, el término “felón”, cuyo significado es “que comete felonías”, es sinónimo de falso, traidor, desleal… Una felonía es una traición, una infidelidad, una canallada. Al fin y al cabo, el sr. Nice un poco canalla sí que fue para los ojos de algunos, ¿no?

 

“Ascensiones” de Catherine Destivelle

Ascensiones de Catherine Destivelle reúne dos de mis tres grandes pasiones: literatura y montaña. La tercera es el perro, tengo la suerte de vivir con Kira, pero en esta ocasión la entrada no es para ella.

Para quienes no lo sepan, hay libros de montaña. Por error, hay gente que tiende a pensar que no se puede hacer literatura sobre un deporte, animales o gastronomía, por ejemplo; pues sí, existe y muy buena, como todo, según los gustos de cada cual.

Catherine Destivelle es una escaladora y alpinista profesional y asesora técnica de marcas deportivas de origen argelino y nacionalidad francesa. Entre sus logros destacan haber realizado la primera ascensión femenina de las tres caras norte de los Alpes en solitario.

img_1293

Aparte de este libro, tiene otros cuatro en su haber, todos ellos de temática relacionada con el alpinismo y la escalada. Ascensiones es el quinto libro, y tiene como peculiaridad ser el primero en el que la escaladora narra en primera persona sus inicios en este deporte hasta cómo consiguió la fama mundial. Cuenta episodios de su vida de índole bastante variado: dramáticos, graciosos, curiosos… todos ellos pasando por diferentes etapas, desde que comenzó a interesarse por la escalada hasta que llegó a ser profesional de esta apasionante disciplina deportiva. Lo que más destaca y es común en todos los momentos de la narración es el espíritu libre que ella deja entrever, su fuerza de voluntad y su personalidad decidida para llevar a cabo los objetivos que se ha ido planteando a lo largo de su vida.

De este libro he aprendido muchas cosas, sin embargo quiero quedarme con las frases que introducen cada capítulo, ya que en mi opinión enriquecen el texto al que dan paso y sirven como una especie de resumen breve de lo que va a contar. Se trata de frases de personajes o libros conocidos, es decir, no son pensamientos de la propia autora, sin embargo están muy bien enlazados con lo que se trata en el capítulo correspondiente.

01/ Introducción

“Porque si uno cae, el otro lo levanta. ¡Ay del solo! Cuando cae, no tiene quien lo levante” (Eclesiastés, IV, 10).

02/ Capítulo 1 – Nacimiento de una pasión

“Un hombre sin paisaje está completamente desarmado” (Patrick Modiano).

03/ Capítulo 2 – Cuando la escalada se convierte en una profesión

“Nada sustituye un largo aprendizaje, un cúmulo de experiencias que se convierte en la base de la intuición” (Doug Scott).

04/ Capítulo 3 – Regreso a la montaña: las torres del Trango y el pilar de Bonatti

“La pasión por la montaña de un hombre es, ante todo, su infancia que se niega a morir” (François Mauriac).

05/ Capítulo 4 – Los Drus: una primera

“Lo real, en todos estos esfuerzos, es que subimos por subir” (Jules Michelet, 1798-1874).

06/ Capítulo 5 – El Eiger en solitario y en invierno

“Cuando los pies ya no te quieren sostener, se sube con la cabeza. Quizás no sea el orden natural de las cosas, pero ¿acaso no es mejor caminar con la cabeza que pensar con los pies, como ocurre tan a menudo?” (R. Dumal, El Monte Análogo).

07/ Capítulo 6 – Las grandes Jorasses y el Cervino

“Todos los hombres sueñan, aunque no de la misma manera. Los que sueñan de noche en los polvorientos refugios de su mente, despiertan al día siguiente y descubren que fue solo vanidad; mas los que sueñan de día son hombres peligrosos, porque pueden representar sus sueños con los ojos abiertos para hacerlos posibles” (T. E. Lawrence, 1922).

08/ Conclusión

“Definición: El alpinismo es el arte de recorrer las montañas afrontando los mayores peligros con la mayor de las prudencias. Lo que aquí llamamos arte, es la aplicación de un saber a una acción” (R. Daumal).

Puede que unos pocos o muchos de los que lean este post piensen que no es un tema interesante, que escribir una entrada sobre un libro como este no sirve para nada… Yo solamente quiero decir que para mí sí tiene sentido, lo hago porque me gusta compartir lo que leo, y estoy segura de que hay alguien por ahí a quien le apasionan estos temas tanto como a mí.

Gracias a editoriales como Desnivel Ediciones por seguir acercándonos este tipo de literatura a los que amamos la montaña, gracias a Catherine Destivelle por compartir su experiencia y gracias a José por haberme regalado este libro.

“Patria” de Fernando Aramburu

Esta novela tiene muchas cosas especiales, quizá por eso escribo esta entrada casi un año después de su lectura.

Enseguida que se publicó llamó mi atención y justo para mi cumpleaños de 2017, mi amiga Marga, del blog Libros y excursiones, me lo regaló y encima con la firma y dedicatoria del autor, sin duda dos de las características especiales de este libro que nada tienen que ver con el contenido, sí con el autor, ya que me lo dedicó.

He reflexionado mucho sobre el contenido de este post por varios motivos. Uno de ellos es que no quería escribirlo nada más terminar la lectura porque prefería madurarlo en mi cabeza. Hay libros que te hacen pensar y para mí este es uno de ellos debido a la trama que Aramburu nos plantea, en mi opinión se trata de una realidad que se puede haber sufrido en el seno de cualquier familia vasca, aunque en este caso no he leído ni escuchado que la novela se base en hechos reales, me consta, por lo que conozco de la sociedad del País Vasco, que situaciones como esta se han dado.

Es una manera muy inteligente de acercarnos a la sociedad vasca, de explicarnos qué sucede, cómo se lo toman las familias. Poner voz a la calle es muy importante y Aramburu lo hace de forma magistral.

Como no quiero hablar más del contenido, ya que no es mi estilo hacer resúmenes de los libros que leo, quiero centrarme en el estilo: sencillo, directo y justo. Hace muy fácil, rápida y amena la lectura de la novela a pesar de sus 642 páginas, número que a mucha gente debe echar para atrás en un principio, sin embargo a mí se me hizo corta, la leí en dos tardes y eso es gracias al autor, cuyas palabras podéis escuchar de su propia voz en este vídeo.

La idea de Fernando Aramburu de dividir la novela en capítulos cortos en los que se van narrando las diferentes escenas y situaciones de la sociedad vasca a través de los personajes elegidos agiliza la lectura.

El vocabulario sencillo y de la calle, reflejo de la gente del momento en el que se enmarca la historia llega y atrapa al lector incluso cuando utiliza términos en euskera, que a mí me son familiares sin ser mi lengua.

La manera de narrar engancha. Poco a poco te vas introduciendo en la trama, te identificas con los personajes y sientes lo que sucede como algo tuyo.

Estos tres últimos puntos hacen que para mí Patria sea el mejor libro que he leído en mucho tiempo, no solo en el año que he comentado al principio, sino bastante más. Aramburu lo ha concebido de tal manera que conmueve al lector, que le llega y por eso están bien merecidos los premios que ha recibido y la cantidad de ejemplares vendidos. En mi opinión esta novela tiene toda la pinta de convertirse en un clásico de la literatura española, seguro que queda mucho para eso, pero qué más da, este libro vino para quedarse y lectores como yo nos quedamos con ganas de más.

Para terminar, quiero empezar una sección en las entradas del blog en la que incluiré palabras u otras cosas que haya aprendido de la lectura. Se me ocurrió que no hay otra manera más acertada de inaugurarla que con Patria, la mejor novela que he leído desde hace varios años y que, hasta el momento, ninguna otra ha superado, y eso que he leído libros muy buenos desde que terminé este, pero el listón está demasiado alto.

Así que… Con Patria he aprendido…

La palabra “cagaprisas”, está en el segundo párrafo de la página 230, y Aramburu la usa en el siguiente contexto:

Miren le advirtió que iba a llegar tarde. Él le echó una mirada de alarma al reloj. Qué tarde ni ocho cuartos si aún faltaba media hora. La llamó cagaprisas. ¿Beso de despedida? No tenían costumbre.

Puede que esta palabra sea muy utilizada en diferentes zonas de España, sin embargo para mí es nueva, aunque su significado se saque por el contexto, se trata de un término que nunca había oído ni leído. Según la RAE, un cagaprisas es una “persona impaciente, que siempre tiene prisa”.

También he aprendido la expresión “pujo de llanto”, en el último párrafo de la página 261:

Nerea guardó un silencio digno. Segura de que había vencido el pujo de llanto, se atrevió a mirar a los ojos del picoleto.

De nuevo un término cuyo significado se sabe por el contexto, sin embargo para mí “pujo” es nuevo asociado a la palabra “llanto”. Yo conocía la palabra pujo como derivada del verbo pujar, sin embargo el contexto me da otra acepción, y la RAE nos ofrece las siguientes:

  1. m. Gana continua o frecuente de defecar o de orinar, con gran dificultad de lograrlo y acompañada de dolores.
  2. m. Gana violenta de prorrumpir en un afecto exterior, como la risa o el llanto.
  3. m. Deseo eficaz o ansia de lograr un propósito.
  4. m. coloq. Intento, conato, propósito, tendencia.

pujo de sangre

  1. m. pujo en deposiciones sanguinolentas o de moco y sangre.

a pujos

  1. loc. adv. coloq. Poco a poco, con dificultad.

img_1302-1Volviendo a lo que comenté justo al principio de que este libro es especial y teniendo en cuenta lo que he aprendido con él, quiero terminar diciendo gracias Fernando Aramburu por escribir semejante obra; gracias por enriquecer mi vocabulario; gracias por acercarme un poco más a la sociedad e historia de Euskadi, que tanto respeto y me gusta; gracias por haberme hecho pasar dos tardes de lectura apasionantes. Parafraseando lo que te dije en Twitter: me he quedado con ganas de más Patria.