“Todos deberíamos ser feministas” de C. N. Adichie

img_1456Descubrí este libro por casualidad, y tampoco conocía a la escritora. Ambas cosas son lógicas ya que no estoy muy metida en el mundo del feminismo, por nada en particular, pero lo cierto es que no estoy demasiado en contacto con lo que se publica en torno a este tema. Lo cierto es que decidí buscarlo y al final me lo regaló un amigo, alguien a quien aprecio mucho.

¿Por qué llamó mi atención? Primero por el título y segundo porque leyendo un breve resumen pensé que no se iba a tratar d eun libro de adoctrinamiento y tampoco de un rollo político en el que mujeres ponen verdes a los hombres. Esas salidas de tono no van conmigo.

En Todos deberíamos ser feministas Chimamanda Ngozi Adichie enumerar los diferentes micromachismos que vivimos en el día a día, esos actos apenas apreciables que están tan metidos en la sociedad, que nos resultan tan cotidianos que apenas si se aprecian e incluso se ponen en duda cuando se denuncian como comportamientos machistas. A día de hoy las mujeres continuamos ocupando pocos puestos de responsabilidad en las empresas, nuestros salarios siguen siendo menores, tenemos que demostrar nuestra valía a la hora de conseguir un objetivo laborar, nos siguen considerendo el sexo débil, a menudo somos las que tenemos que sacrificar nuestra carrera profesional por la vida familiar, y un larguísimo etcétera. Como ella misma indca: “ser feminista no es solo cosa de mujeres”.

Estas y otras situaciones son criticadas por Adichie en su libro, el cual no es más que la publicación de un discurso que dio la autora en su TEDx Talk sobre lo que significa ser feminista en el s. XXI.

Con este libro he visto por primera vez escrita la palabra “bullera” como derivado del verbo “bullir”: “Se limitó a dejar que el resentimiento le bullera por dentro”.

A lo largo de las pocas páginas de este libro hay muchas frases que destacar, entre ellas la que he mencionado anteriormente, pero también pensamientos o ideas como la que ilustra la contraportada del libro:

«Hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos.»

Además, hay frases tan interesantes y cargadas de significado como:

-“Si hacemos algo una y otra vez, acaba siendo normal”: en mi opinión está estrechamente relacionada con esos micromachismos que sufrimos en la  vida cotidiana que comentaba anteriormente.

-“La masculinidad es una jaula muy pequeña y dura en la que metemos a los niños”. Y es que hay que empezar con la educación y el respeto hacia las mujeres desde el nacimiento. Los niños no son machistas por el hecho de pertenecer al sexo masculino, sino por la educación recibida.

-“Un hombre a quien yo intimide es exactamente la clase de hombre que no me interesa”: la verdad es que no tengo mucho que añadir, solo decir que no puedo estar más de acuerdo con esta afirmación.

-“Nuestra sociedad enseña a las mujeres solteras de cierta edad a considerar su soltería un profundo fracaso personal”. Como mujer soltera, de cierta edad, sin hijos (ni ganas) puedo asegurar que no me siento fracasada en ninguno de los aspectos de mi vida, pero es cierto que una parte de la sociedad me ve así. Lo importante es que a mí me da igual.

Aunque hay más pensamientos que destaco del libro, quiero terminar los que he compartido con una utopía:

“Imagínense lo felices que seríamos, lo libres que seríamos siendo quienes somos en realidad, sin sufrir la carga de las expectativas de género.”

Ser feminista no es lo contrario de ser machista. Ser feminista es reconocer que hay un problema de género que nos afecta a todos como sociedad y por eso debemos estar unidos para solucionarlo.

Para terminar quiero indicar que para mí el lenguaje no es machista, aunque hay muchos que defienden lo contrario, para mí el comportamiento machista está en el uso que el ser humano hace de él. Con esto quiero decir que, como mujer y filóloga, me horroriza leer y escuchar cosas como: los niños y las niñas, las chicas y los chicos, etc. No me siento excluida cuando se utiliza el plural.

 

 

 

 

Anuncios

“Novelas ejemplares” de Cervantes

img_1368Tengo que reconocer que he perdido la práctica leyendo el castellano de Cervantes, lo cual ha significado que he tardado en leer este libro más de lo previsto.

Novelas ejemplares es una recopilación de 12 narraciones breves escritas por el autor antes de su gran obra El Quijote. En ellas Cervantes recurre a diferentes temáticas, por ejemplo en Rinconete y Cortadillo usa un tono satírico para criticar varios aspectos sociales de su época; también aproovecha para denunciar la corrupción social con la historia El coloquio de los perros; otro tema tratado es el amor en La gitanilla.

Otras temáticas tratadas en sus relatos son los viajes: se demuesttra el gran conocimiento de Italia del autor en las narraciones El licenciado Vidriera, La fuerza de la sangre y La señora Cornelia. También relacionado con sus múltiples viajes tenemos La ilustre fregona.

Las Novelas ejemplares se pueden considerar ejemplares desde un punto de vista moral, ya que no incitan a mal actuar y sí al entretenimiento, sin embargo, también hay que considerar ejemplares desde el punto de vista literario, ya que fue el primero en escribir novela corta en nuestro idioma. Por ello, esta recopilación sirve de ejemplo en cuanto al fondo y a la forma, y de ahí que os anime a leerlas y así poder haceros vuestra propia idea de lo que el escritor intentaba transmitirnos con sus relatos.

Cuando leo libros de épocaspasadas, en este caso del s. XVI, aprendo vocabulario que muchas veces está en deuso o se utiliza para algo muy singular.

En esta ocasión quiero compartir “asotiles”, usada en La gitanilla:

“Ea, niña”, dijo la gitana vieja, “no hables más; que has hablado muhco y sabes más de lo que yo te he enseñado; no te asotiles tanto, que te despuntarás, habla de aquello que tus años permiten, y no te metas en altanerías, que no hay ninguna que no amenace caída”.

Asotilar significaba sutilizar en el sentido de afinar, y en efecto, se trata de una  palabra en desuso.

“Adiós princesa” de Juan Madrid

img_1347

De nuevo una novela negra del gran Juan Madrid visita este blog, se trata de Adiós princesa, una novela con la que me ha vuelto a enganchar con su magnífica narrativa, vocabulario, trama y descripciones. Es la tercera novela del autor que leo y, sin duda, continuaré porque fue un gran descubrimiento. La primera obra que leí se titula Los hombres mojados no temen la lluvia y la segunda Un trabajo fácil. Si te gusta la novela negra, sin duda deberías tener a Juan Madrid en mente.

En Adiós princesa es la séptima novela de una serie que tiene como protagonista a Antonio Carpintero, alias Toni Romano, un ex boxeador y ex policía que se dedica a la investigación privada.

La novela negra no es un género muy cultivado en España, a pesar de que el número de autores va en aumento, sin embargo tenemos a Juan Madrid que ha sido totalmente fiel al género con más de 30 años a sus espaldas. Ya sea en cuentos, novelas o guiones de cine y TV, Madrid continúa con la pureza e intransigencia que hacen de sus obras un éxito asegurado entre los amantes de este género literario.Así, encontramos escenarios lindando entre lo marginal y la alta sociedad, descripciones detalladas sin caer en la pesadez y diálogos que definen exactamente las escenas y a los propios personajes.

Como es habitual, Juan Madrid me deja huella con sus novelas, y de esta he aprendido varias palabras, entre las que se encuentra “quilaban”: “He venido bastantes veces y… bueno, yo limpio los apartamentos, ¿no? Y se notaba que quilaban, vamos, eso se nota”.  Quilar significa realizar el acto sexual, y se utiliza en lenguaje marginal.

Otra palabra es “displicente”: “Yo me muestro displicente y al profesor se le notan los celos que tiene de mí”. Se dice que algo o alguien es displicente cuando disgusta o desagrada, así como alguien que está de mal humor, falto de interés o afecto.

Pero sin duda, ha habido otras cosas de la novela que han llamado mucho mi atención. Se trata de una serie de frases puestas en boca de diferentes personajes y que están cargadas de crítica del entorno de la sociedad española dentro y fuera de la novela:

Calixto, en chándal, miraba la tele sentado en un sofá con las patas rotas al que habían puesto un cajón para sostenerlo y una manta para cubrirlo. Parecía un programa de baile. El entretenimiento de los que no pueden salir de parranda.

La imagen descrita es un fiel rflejo de lo que se vive en muchos hogares humildes de la España narrada en la novela, y de la actual.

Un pajarito enjaulado piaba desde algún lugar de la vecindad. Era una paradoja, los pájaros enjaulados cantan para reafirmar su territorio. Su pequeño reino es la jaula, su cárcel.

La imagen es brutal, la simbología del canto del pajaro, la jaula y la cárcel me dio escalofríos y eso, precisamente eso, es lo que me mueve a continuar leyendo a esta gran escritor.

Para finalizar, me parece sublime que introduzca una cita de la que para mí es la novela por excelencia de la literatura española, El Quijote:

“<<La libertad, amigo Sancho, es uno de los más preciados dones de los hombres>>, dijo don Quijote, y es verdad, compañero, la más pura verdad”.

“El amante japonés” de Isabel Allende

img_1336Tengo que reconocer que esta novela me ha sorprendido gratamente ya que la esperaba más romántica y no, aunque tiene sus toques que para eso se titula El amante japonés, pero Isabel Allende hace uso de su experiencia y gran bagage literario para relatar los sucesos de tal manera que no se hacen pesados ni melosos. ¡Gracias!

Como algunos sabéis, soy admiradora de Isabel Allende, de hecho tengo todos sus libros, incluido alguno que fue retirado y del que hablaré en otro momento, pero mi admiración no me ha parado a la hora de hacerle alguna crítica negativa y eso se puede comprobar en este mismo blog, ya que no es la primera vez que escribo sobre ella: El juego de Ripper y El sexo y yo son entradas que publiqué como parte de unos retos delectura en los que participé hace un tiempo.

La lectura es amena porque el libro está organizado en capítulos cortos conectados unos con otros por la relación existente entre los diferentes personajes y las distintas tramas que cuentan las vivencias de los protagonistas. Es cierto que hay saltos temporales y de escenarios dentro de una misma época, sin embargo el lector nunca pierde el hilo.

Los personajes, los escenarios y la trama de esta novela aseguran una vez más el estilo de la autora: tintes hispanos, escenas en EE.UU., costumbrismo racial, lo mágico, la simbología, la mezcla de razas… Una mezcla marca de la casa, un sello de sus raíces sudamericanas tan bien contado que engancha al lector hasta el final.

En las lecturas de Isabel Allende siempre aprendo palabras de la lengua española, algunas de ellas utilizadas en sudamérica, a menudo puedo sacar el significado por el contexto, sin embargo no dejan de llamar mi atención. He consultado la RAE para saber el significado de esas palabras nuevas, algunas de ellas son:

  • Daguerrotipo – “Alma parecía arrancada de un daguerrotipo, con su pulcro acento británico que había aprendido de la institutriz ratera”.
  1. m. Aparato utilizado para obtener imágenes por daguerrotipia.
  2. m. Fotografía obtenida por daguerrotipia.
  3. m. Daguerrotipia. El daguerrotipo fue sustituido por otras técnicas.

Daguerrotipia: técnica fotográfica primitiva mediante la cual las imágenes captadas con la cámara oscura se fijan sobre una chapa metálica convenientemente preparada.

  • Petiso – “De ser el más petiso de su clase alcanzó una estatura normal”.
  1. adj. Arg., Bol., Chile, Par., Perú y Ur. Dicho de una persona: Pequeña, baja, de poca altura. U. t. c. s.
  2. m. Arg., Bol., Chile, Par. y Ur. Caballo de poca alzada.
  • Afiche – “Se acordaba de que yo pintaba los afiches para las fiestas de la escuela”.
  1. m. cartel (lámina con inscripciones o figuras). U. m. en Am.

Estos son solo algunos de los términos que he querido destacar, pero aparte, hay dos frases cargadas de significado en la novela con las que quiero terminar esta entrada:

  • “Cualquiera con fanatismo, poder e impunidad puede transformarse en una bestia”: en este caso está hablando de las SS, Auschwitz y sucesos relacionados con esa parte de la Historia, pero bien podría aplicarse a hechos más actuales que han pasado en lugares diferentes.
  • “¿Por qué se habla tanto de tristezas y malestares y no de felicidad?”: estoy totalmente de acuerdo con este pensamiento, de hecho a veces digo que prefiero pensar en lo que tengo en vez de en lo que he perdido, y me parece que esta reflexión está muy relacionada con esta frase de la novela.

 

 

 

“Los años de peregrinación del chico sin color” de H. Murakami

img_1319Título largo donde los haya… Los años de peregrinación del chico sin color fue publicada por Haruki Murakami en 2013, en tan solo un mes y medio vendió más de un millón de copias en Japón. En esta ocasión el autor narra una historia más terrenal, dejando atrás los elementos fantásticos a los que nos tiene acostumbrados para dar paso a un pasado melancólico, nostálgico con tintes del pensamiento “cualquier tiempo pasado fue mejor” dadas las vivencias del protagonista, Tsukuru Tazaki, que es el chico sin color. Pero aun así, Murakami introduce elementos que se escapan a la realidad, como el desdoblamiento del tiempo que vemos en las realidades alternas que relata el protagonista o los sueños premonitorios, elementos mediante los cuales el autor se mantiene fiel a su estilo.

A lo largo de la novela se tratan temas de importancia vital para el ser humano: la amistad, la muerte, el sexo o la soledad son las obsesiones que Murakami trata en casi todas sus obras y en esta son las principales preocupaciones del protagonista de la misma. Es por ello que me han llamado la atención frases como “Los objetivos concretos simplifican la vida” dicha por Sara, la única chica que al protagonista parece interesarle para tener una vida en común ya que las demás relaciones que ha tenido no han funcionado, según él mismo, a partes iguales por su lado y por el de las mujeres. Al final de la novela parece que el acercamiento con final feliz va a suceder, sin embargo Murakami lo deja abierto a interpretaciones, para mí no llegó a pasar porque el protagonista no ha resuelto sus miedos.

La otra frase es “Perdona que te lo diga, pero encontrar un tema de interés específico en la vida ya me parece suficiente logro”, pronuncada por Haida, un chico al que Tsukuru conoció en la piscina universitaria en Tokio, y con el que forjó una amistad que se deshizo de la misma manera que volvió, sin ton ni son y sin explicaciones.

Con Los años de peregrinación del chico sin color he aprendido palabras como:

-Granjeó: “Aquel trabajo desinteresado y tenaz les granjeó el reconocimiento de todo el mundo, e incluso aparecieron en la prensa”.

Según la RAE:

De granja y -ear.

1. tr. Captar, atraer, conseguir. Se granjeó la confianza de su suegro.Sus méritos le granjearon un puesto en el ministerio.

2. tr. Mar. Ganar, con relación a la distancia o al barlovento.

3. tr. desus. Obtener ganancias negociando con ganados u otros objetos de comercio.

4. tr. desus. Cultivar con esmero las tierras y heredades, cuidando de la conservación y aumento del ganado.

-Contrito: “El recepcionista, con gesto pensativo, hizomemoria, y luego meneó la cabeza hacia los lados, contrito”.

Según la RAE:

Del lat. contrītus.

  1. adj. Que siente contrición.

Contrición

Del lat. contritio, -ōnis.

  1. f. Arrepentimiento de una culpa cometida.
  2. f. Rel. En el catolicismo, dolor de haber ofendido a Dios, por el amor que se le tiene.

 

Para terminar, uno de los detalles que he notado en esta novela y que me encantan es la cantidad de alusiones literarias y musicales que Murakami pone en manos de los diferentes protagonistas, de hecho hay una obra musical para piano que está estrechamente relacionada con una parte de la trama y a la que se hace alusión en multitud de escenas que implican a diferentes personajes de la novela. Esta es una característica común en muchas novelas de Murakami, como por ejemplo After Dark, cuyo título fue sacado de la pieza de jazz “Five Spot After Dark”, de Curtis Fuller.

 

 

 

 

“St. Pauli” de Carles Viñas y Natxo Parra

Sí, otro libro de deporte, esta vez de fútbol, bueno, mejor dicho de un equipo de fútbol, el St. Pauli, perteneciente al barrio del mismo nombre de la ciudad alemana de Hamburgo.

img_1291En realidad el título es St. Pauli, otro fútbol es posible, y es que lo que narran los escritores es cómo un equipo de fútbol puede ser muy diferente a lo que conocemos actualmente. Como suele ser habitual en mí, no voy a hacer un resumen del libro, pro sí diré que me ha sorprendido gratamente porque me esperaba algo así como un repaso a la historia del club, que lo es, pero está hecho de tal manera que no solo se centra en el equipo en sí, sino también en todo su entorno, y cuando escribo todo me refiero a todo: la afición tan variopinta; el barrio; la ciudad; Alemania; los hechos históricos; los problemas sociales, políticos, culturales, económicos; las diferentes guerras; la música; el movimiento okupa; los punks… Todo esto junto desde 1910 hasta hoy es lo que convierte al St. Pauli en un equipo muy parecido al fútbol de barrio que todos recordamos: ese que se jugaba con una pelota y los jerseys arrugados en las esquinas para delimitar una portería.

En el libro se describe cómo este equipo ha llegado a ser una seña de identidad, un club de culto con más de 500 peñas alrededor del mundo, y eso que hablamos de un equipo que suele jugar en la Segunda División alemana y que apenas ha tenido éxitos deportivos, sin embargo su política es diferente a la de esos clubes más interesados en las ganancias que en las personas.

Se trata de un equipo alternativo que refleja una cultura alternativa y que se caracteriza por las numerosas iniciativas sociales de las que forma parte: ayuda humanitaria, igualdad de género, inclusión social, ayuda a los refugiados…

Nos encontramos ante una lectura amena, por la manera de redactar de Viñas y Parra, pero con innumerables datos históricos relacionados íntegramente con Alemania en la mayoría de los casos, como son las diferentes guerras en las que el país ha estado implicado, el Tercer Reich, el nazismo, o la construcción y posterior derribo del Muro de Berlín. Cómo estos hechos históricos han influenciado en la sociedad del momento y en el fútbol en concreto, y que han dado nacimiento a este equipo admirado por unos y odiado por otros, como todo lo que se sale de lo normal.

De esta lectura he aprendido la palabra “gentrificación”, que según la Fundéu es “una adaptación adecuada al español del término inglés gentrification, con el que se alude al proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor”. El término se utiliza muchas veces a lo largo del libro, entiendo que se debe a los diferentes cambios sufridos por la sociedad hamburguesa a lo largo de la historia que se narra en este libro.

Para terminar, solo quiero añadir que el fútbol me encanta, por eso leo libros sobre este deporte, de hecho no es la primera vez que escribo sobre él en este blog, hace unos años publiqué “Literatura y fútbol“, aunque es una pena que haya dejado de verlo debido a todo lo que le rodea,como ya indiqué en mi otro blog con la entrada “Cuando el fútbol era un deporte“. Más equipos como el St. Pauli es lo que necesito para volver a verlo.

“Recuérdame” de David Harkins

Facebook: Blog del maestro

Quizás al leer este poema te suene de algo… en la red se hizo famoso hace un tiempo como “poema escocés para despedir a un ser querido” y se decía que es anónimo, pues bien, ni es escocés, ni se escribió para despedir a un ser querido, ni es anónimo.

Se trata del poema “Recuérdame” de David Harkins, que se conoció cuando Isabel II de Inglaterra lo leyó en el funeral de su madre en 2002. Tras el acto, varios medios británicos empezaron a investigar el poema, incluso pidieron ayuda a sus seguidores con el fin de localizar al autor del mismo. Pasados unos meses, David Harkins reivindicó su autoría.

Nacido en el condado de Cumbria, al norte de Inglaterra, comentó que lo escribió en los años 80, cuando él tenía 22 o 23 años y estaba enamorado de una chica a la que no se atrevió invitar a salir, y optó por dedicarle este poema. Nada más lejos del origen funerario, anónimo y escocés.

Traducción a español:

“Recuérdame”

Puedes llorar porque se ha ido, o puedes
sonreír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos
y rezar para que vuelva o puedes abrirlos y ver todo lo que ha
dejado;
tu corazón puede estar vacío
porque no lo puedes ver,
o puede estar lleno del amor
que compartisteis.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el
vacío y dar la espalda,
o puedes hacer lo que a ella le gustaría:
sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

Original en inglés:

“Remember me”

You can shed tears that she is gone
or you can smile because she has lived.

You can close your eyes and pray that she will come back
or you can open your eyes and see all she has left.

Your heart can be empty because you can’t see her
or you can be full of the love you shared.

You can turn your back on tomorrow and live yesterday
or you can be happy for tomorrow because of yesterday.

You can remember her and only that she’s gone
or you can cherish her memory and let it live on.

You can cry and close your mind,
be empty and turn your back

or you can do what she would want:
smile, open your eyes, love and go on.