Oxímoron

Oxímoron, del griego ὀξύμωρον, oxymoron, en latín contradictio in terminis, es la figura retórica que combina dos palabras o expresiones de significado opuesto para crear un nuevo sentido, es decir, se genera un tercer concepto.

Es un recurso muy utilizado en poesía, sobre todo mística y amorosa, por considerarse que estas experiencias transcienden a todo lo demás.

En el uso común podemos encontrar expresiones como placer espantoso, pequeño gigante, o momento eterno, pero sin duda, un buen ejemplo es el soneto “Defendiendo el amor” de Francisco de Quevedo, incluido en la recopilación Poesía varia, en el apartado “Las tres musas últimas castellanas (1607), Euterpe: Musa VII. Poesías amorosas”. De entre todas las musas, Euterpe era definida como “la muy encantadora” y se le atribuía la flauta como instrumento.

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.
Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde, con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.
Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo;
enfermedad que crece si es curada.
Este es el Niño Amor, este es su abismo:
¡mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

img_1321

 

Anuncios

“Obras jocosas” Francisco de Quevedo

IMG_1903Quevedo ha sido siempre uno de mis escritores favoritos, desde pequeña, cuando empecé a leer algunos de sus poemas en el colegio como primeros contactos con la literatura, recuerdo que analizábamos la métrica, el estilo… Y sí, se convirtió en un autor de referencia para mí, quizá debido a ese humor tan peculiar, al lenguaje mordaz, a los chistes agudo que tanto caracterizan su obra.

Sin embargo, aparte del poema “A un hombre de gran nariz” mediante el que se mofa de Góngora de forma magistral, tengo la sensación de que appenas se han leído sus obras, así que por este motivo he decidido leer de nuevo las Obras jocosas y dedicar la letra Q del reto Autores de la A a la Z 2016 a mi admirado Francisco de Quevedo.

Este libro salió a la luz en 1631 con el título de Juguetes de la niñez y travesuras del ingenio, estas obras fueron compuestas en sus comienzos literarios. Son relatos agrupados en este libro, todos ellos se caracterizan por la fuerza expresiva, el acento de su personalidad, la ironía y la frescura a las que el autor nos tiene acostumbados.

El relato “Epístolas del caballero de la tenaza” es el más antiguo de todos los que forman este libro, compuesto en 1606, según los manuscritos de la época, pero no se publicó hasta 1625 y más tarde se incluyó en esta recopilación. Esta pieza es la única de ficción de esta colección y se dice que puede considerarse el origen de la novela epistolar.

La maestría de Quevedo no sólo se demuestra con el humor, el estilo y el lenguaje, sino también en la variedad de personajes y costumbres que protagonizan cada una de las historias, reflejo del Madrid del s. XVII.