“Ascensiones” de Catherine Destivelle

Ascensiones de Catherine Destivelle reúne dos de mis tres grandes pasiones: literatura y montaña. La tercera es el perro, tengo la suerte de vivir con Kira, pero en esta ocasión la entrada no es para ella.

Para quienes no lo sepan, hay libros de montaña. Por error, hay gente que tiende a pensar que no se puede hacer literatura sobre un deporte, animales o gastronomía, por ejemplo; pues sí, existe y muy buena, como todo, según los gustos de cada cual.

Catherine Destivelle es una escaladora y alpinista profesional y asesora técnica de marcas deportivas de origen argelino y nacionalidad francesa. Entre sus logros destacan haber realizado la primera ascensión femenina de las tres caras norte de los Alpes en solitario.

img_1293

Aparte de este libro, tiene otros cuatro en su haber, todos ellos de temática relacionada con el alpinismo y la escalada. Ascensiones es el quinto libro, y tiene como peculiaridad ser el primero en el que la escaladora narra en primera persona sus inicios en este deporte hasta cómo consiguió la fama mundial. Cuenta episodios de su vida de índole bastante variado: dramáticos, graciosos, curiosos… todos ellos pasando por diferentes etapas, desde que comenzó a interesarse por la escalada hasta que llegó a ser profesional de esta apasionante disciplina deportiva. Lo que más destaca y es común en todos los momentos de la narración es el espíritu libre que ella deja entrever, su fuerza de voluntad y su personalidad decidida para llevar a cabo los objetivos que se ha ido planteando a lo largo de su vida.

De este libro he aprendido muchas cosas, sin embargo quiero quedarme con las frases que introducen cada capítulo, ya que en mi opinión enriquecen el texto al que dan paso y sirven como una especie de resumen breve de lo que va a contar. Se trata de frases de personajes o libros conocidos, es decir, no son pensamientos de la propia autora, sin embargo están muy bien enlazados con lo que se trata en el capítulo correspondiente.

01/ Introducción

“Porque si uno cae, el otro lo levanta. ¡Ay del solo! Cuando cae, no tiene quien lo levante” (Eclesiastés, IV, 10).

02/ Capítulo 1 – Nacimiento de una pasión

“Un hombre sin paisaje está completamente desarmado” (Patrick Modiano).

03/ Capítulo 2 – Cuando la escalada se convierte en una profesión

“Nada sustituye un largo aprendizaje, un cúmulo de experiencias que se convierte en la base de la intuición” (Doug Scott).

04/ Capítulo 3 – Regreso a la montaña: las torres del Trango y el pilar de Bonatti

“La pasión por la montaña de un hombre es, ante todo, su infancia que se niega a morir” (François Mauriac).

05/ Capítulo 4 – Los Drus: una primera

“Lo real, en todos estos esfuerzos, es que subimos por subir” (Jules Michelet, 1798-1874).

06/ Capítulo 5 – El Eiger en solitario y en invierno

“Cuando los pies ya no te quieren sostener, se sube con la cabeza. Quizás no sea el orden natural de las cosas, pero ¿acaso no es mejor caminar con la cabeza que pensar con los pies, como ocurre tan a menudo?” (R. Dumal, El Monte Análogo).

07/ Capítulo 6 – Las grandes Jorasses y el Cervino

“Todos los hombres sueñan, aunque no de la misma manera. Los que sueñan de noche en los polvorientos refugios de su mente, despiertan al día siguiente y descubren que fue solo vanidad; mas los que sueñan de día son hombres peligrosos, porque pueden representar sus sueños con los ojos abiertos para hacerlos posibles” (T. E. Lawrence, 1922).

08/ Conclusión

“Definición: El alpinismo es el arte de recorrer las montañas afrontando los mayores peligros con la mayor de las prudencias. Lo que aquí llamamos arte, es la aplicación de un saber a una acción” (R. Daumal).

Puede que unos pocos o muchos de los que lean este post piensen que no es un tema interesante, que escribir una entrada sobre un libro como este no sirve para nada… Yo solamente quiero decir que para mí sí tiene sentido, lo hago porque me gusta compartir lo que leo, y estoy segura de que hay alguien por ahí a quien le apasionan estos temas tanto como a mí.

Gracias a editoriales como Desnivel Ediciones por seguir acercándonos este tipo de literatura a los que amamos la montaña, gracias a Catherine Destivelle por compartir su experiencia y gracias a José por haberme regalado este libro.

Anuncios

Audiolibros

Hace unos años vino el libro digital, el e-book. Todos decían que iba a desbancar al libro tradicional, no espor dármelas de importante ni nada similar, pero yo siempre defendí que no, que el libro impreso nunca desaparecerá mientras sigamos existiendo amantes de la lectura. Es cierto que cada vez se lee menos, pero aún así somos muchos los que preferimos el olor de un libro, pasarlas páginas, escribir en los márgenes… Además, los libros en una estanterían llenan mucho más y dan una sensación de calor al hogar que no ofrecen otros adornos. Sí, para mí un libro no es un adorno, pero para mucha gente lo es.

img_1303

Yo misma tengo un Kindle, al que dediqué una entrada en mi otro blog que titulé “¡He venido a hablar de mi Kindle!“, homenajeando a Francisco Umbral en el conocido momento televisivo en 1993. Un Kindle que utilizo con mucha menos frecuencia que un libro en papel, a pesar de que me gusta leer en él, pero en su momento opté por utilizarlo para libros que son difíciles o imposibles de encontrar imprimidos, y para viajes largos en los que me llevo más de una lectura. En este sentido para mí es muy útil.

Pero ahora, bueno, desde hace unos años, tenemos el audiolibro, que no es más que una grabación del contenido de un libro leído en voz alta.

¿Qué opináis? Yo lo he intentado en tres ocasiones y no me llena. Dos de ellas fueron con obras que no conocía y tenía ganas de “leer”, como no me gustó no terminé ninguna de las dos; y otra con una que ya conocía, a ver si resultaba exitosa, pero tampoco. Para mí no es útil por varios motivos.

Como he comentado anteriormente, me gusta tener un libro entre las manos, la sensación al tacto y al olfato es muy agradable, pero aparte, cuando leo aprendo, y encuentro que no me sucede lo mismo escuchando. Quiero decir que ver la palabra escrita hace que la retenga mejor, y esto no es algo que yo me haya inventado ni que me pase a mí, sino que se trata de una cualidad del ser humano: nuestro cerebro retiene mejor una imagen que un sonido.

Sin embargo sí encuentro un audiolibro práctico para otro tipo de personas. Por ejemplo para aquellos que no saben leer, bien porque han llevado una vida sin posibilidades, bien porque aún no han aprendido por edad o cualquier otro motivo.

También a modo de cuento infantil, pero claro, en este caso es otro público y además se me antoja un poco raro saber que unos padres, abuelos, hermanos… no dedican tiempo a contar un cuento al pequeño de la casa. Pero bueno, ese es un terreno en el que no voy a entrar.

Para aquellas personas que quedan fuera de los dos casos ateriores, y también de los que amamos la lectura, es decir, los que dicen que no leen porque no tienen tiempo. Aunque en este caso también veo una pega, que ese tiempo que empleas en escuchar el audiolibro podrías usarlo para tener uno en la mano. Sí, ya sé, mientras escuchas uno puedes estar haciendo cosas como limpiar la casa, el coche, cocinar… Pero entonces, ¿le estás prestando toda la atención? Creo que no.

Desde hace un tiempo hay un anuncio en la tele de una app llamada Storytel.es, la cual no voy a probar debido a mis experiencias pasadas, que por cierto fueron con una aplicación que trae mi móvil. Pero sí quiero hablar de ella porque, buscando información he ido a parar a un post en su blog del cual quiero destacar tres cosas con las que no estoy de acuerdo.

Empezando por el título del post, “Los libros vuelven a la TV en España gracias a Storytel.es”, honestamente me resulta presuntoso y pedante apropiarse de este hecho, lo cual ya me indica en qué términos se va a desarrollar el contenido de la entrada.

En segundo lugar, dice “Como es lógico, pensamos que esta nueva forma de lectura es una fantástica manera de conseguir lectores y el medio televisivo una herramienta de comunicación muy potente para crear la masa crítica necesaria que propicie la dinamización de un sector en auge como es el del audiolibro. La combinación es perfecta, ¿no te parece, querido/a audiolector/a?” y, un par de párrafos más abajo insiste ccon “hemos apostado por el hasta ahora considerado como medio más eficaz para llegar a una gran audiencia para a dar a conocer una nueva forma de leer“.

Esto no es “una nueva forma de leer” porque no es una lectura, la persona que lee no es la que descarga el libro para escucharlo, en todo caso esto es una nueva forma de contar historias o cuentos, como he indicado con anterioridad. Y por el mismo motivo, utilizar el término “audiolector” no me parece correcto, que por cierto la RAE no lo registra.

Lo tercero que ha llamado mi atención negativamente es este párrafo que dice “Nos hemos informado y todo parece indicar que desde hace más de un lustro no se ve en las pantallas de TV una gran campaña publicitaria a nivel nacional y regional que tenga que ver con el mundo del libro y la lectura. Gracias a la plataforma de audiolibros Storytel.es, la lectura vuelve a la televisión”.

Hay o ha habido varios programas de TV dedicados a la literatura, pocos en comparación con otro tipo de espacios. Es cierto que no son una gran campaña publicitaria como dice el artículo del blog de esta app, pero dan publicidad a los libros y autores de los que habla. Seguro que os suenan programas como Página dos, ConvénZeme o Libros con uasabi, entre otros.

En TV también hay pequeños espacios dedicados a los libros, aunque solo sea porque algún autor ha ganado un premio.

Con esto quiero decir que, cuando los de la app señalan que hace más de un lustro que no se ve en la tele una campaña sobre libros o literatura, me parece excesivo y pretencioso porque, como hemos visto, sí ha habido cosas, algunas de las cuales siguen vigentes. Ojalá fueran muchas más, pero en formato de programas no de espacios publicitarios.

Por otra parte, la radio también dedica espacios a la literatura con Cultura con Ñ, Pompas de papel o Biblioteca básica, por nombrar algunos. Y se emiten en radios tan dispares como RNE, Radio Euskadi, Radio 5… Aparte, muchos programas de radio tienen un espacio dedicado a la cultura, donde la literatura tiene cabida, un ejemplo que me viene ahora a la cabeza es La rosa de los vientos, donde siempre hay un hueco para hablar de un libro, ya se trate de una novela, un poemario, una obra de teatro… y el tema no importa, allí invitan al autor y, si su asistencia no es posible, se habla de la obra y de quien la escribió.

Otro ejemplo de programas dedicados a la literatura lo encontramos en Internet, donde hay emisiones como Léeme, Leyendo hasta el amanecer o Todos los libros, un libro. Donde se habla de libros, autores, literatura, reseñas…

En definitiva, los audiolibros están bien y que haya aplicaciones como esa también, pero al igual que sucedió con los e-books, no creo que vayan a quitarle el puesto a un libro en papel y tampoco pienso que se trate de herramientas para fomentar la lectura.

Yo encontré el equilibrio entre el formato en papel y el digital, como indico en una entrada en este blog titulada “Tener libros“. ¿Lo encontraré con el “auricular”?

“El monarca de las sombras” de Javier Cercas

De nuevo mi admirado Cercas tiene un hueco en este blog. La primera fue con El impostor, la segunda con Soldados de Salamina, y en esta ocasión se trata de El monarca de las sombras, novela que leí hace justo un año, y de la que no he querido escribir hasta ahora porque necesitaba asumir todo el contenido histórico y entender las razones que el autor da para haberla escrito. El propio Cercas dice que ha tardado mucho en escribirla, y yo digo que he tardado mucho en hablar de ella.

Este libro tiene que ver con Soldados de Salamina, como el propio Cercas indica en muchas de sus entrevistas, por ejemplo la que comparto más arriba. Sin embargo, para mí no es una continuación, no es una segunda parte, como he leído y escuchado en más de una ocasión. Ambas novelas se pueden leer de manera independiente, de hecho se puede entender esta sin haber leído la anterior, lo que sucede es que la temática está estrechamente relacionada: la guerra civil.

img_1295Como suele sucederme con los libros de Javier Cercas, El monarca de las sombras me ha aportado unos conocimientos históricos fascinantes sobre la historia que narra. En este caso los personajes son reales: su familia, su pueblo, sus antepasados, su vida actual… Por eso podemos ver algo así como dos narradores: uno es el personaje del narrador existente en cualquier novela, aquel que te va contando la trama del libro, el que se basa en la historia de España y la documentación que está a su alcance; y otro es el propio Cercas, en mi opinión más importante que el otro ya que cuenta lo que siente, su presente, por qué decide escribir esta novela y cómo es el proceso que sigue para conseguir su fin.

En este sentido El monarca de las sombras me parece una novela peculiar y muy diferente a las que estamos acostumbrados a leer, es cierto que hay muchas con un narrador en primera persona, quizás es similar a lo que estamos comentando; y también tenemos las autobiografías, pero en este caso se trata de la vida, tu propia vida o una parte de ella. En este caso no tengo la misma impresión porque Cercas reconstruye la historia de un familiar anónimo y cuenta cómo lo vive.

El lector de esta novela se va a encontrar diferentes referencias literarias, como por ejemplo Soldados de Salamina, novela del propio autor. También se mencionan otros libros y autores como son la Ilíada y la Odisea, ambas de Homero, a las que Javier Cercas cita en varias ocasiones a partir de la página 260, comparando los protagonistas de ambas con Manuel Mena, el protagonista de la historia que Cercas intenta reconstruir a través de su novela. Además cita un pasaje del Canto XI de la Odisea:

No pretendas, Ulises preclaro, buscarme consuelos

de la muerte, que yo más querría ser siervo en el campo

de cualquier labrador sin caudal y de corta despensa

que reinar sobretodos los muertos que allá fenecieron.

Una conexión entre Ulises, Aquiles y Manuel Mena desencadena el título de la novela. No voy a desvelar todo el contexto que lleva a Cercas a hacer esta relación.

En otro momento de la novela nombra El desierto de los tártaros, cuando el narrador-protagonista, Javier Cercas, está con su madre en un momento muy importante e íntimo de la relación entre ellos y del viaje que hacen para descubrir más datos sobre Manuel Mena.

Para terminar con las alusiones literarias, cuando Cercas va en coche a su pueblo natal junto con David Trueba, en un momento del viaje su amigo cita al escritor serbio Danilo Kis y su cuento titulado “Es glorioso morir por la patria”, y casi al final vuelve a hacer referencia a él cuando recuerda su conversación con Trueba con motvo de los momentos de reflexión de por qué ha escrito la novela, de la vida y muerte de Manuel Mena.

Los libros de Javier Cercas siempre me enseñan mucho vocabulario, y este no ha sido menos. De El monarca de las sombras he aprendido palabras como “Tabor”, sinónimo de batallón y que es una unidad militar del ejército colonial español. Yo no estoy familiarizada con los términos militares,por eso en este sentido hay muchos vocablos que he tenido que buscar.

Nunca había visto escritas palabras como “escarpadura” y “vagaroso” por el contexto y por su raíces se sacan sus significados, pero para mí son nuevas.

Quiero terminar con un párrafo que para mí es el clímax de la novela y que está relacionado con la reflexión sobre la Ilíada y la Odisea y la relación de sus protagonistas con Manuel Mena que he mencionado más arriba:

“Que tío Manolo no murió por la patria, mamá. Que no murió por defenderte a ti ni a tu abuela Carolina y a tu familia. Que murió por nada, porque le engañaron haciéndole creer que defendía sus intereses cuando en realidad defendía los intereses de otros y que estaba jugándose la vida por los suyos cuando en realidad solo estaba jugándosela por otros. Que murió por culpa de una panda de hijos de puta que envenenaban el cerebro de los niños y los mandaban al matadero. Que en sus últimos días o semanas o meses de vida lo sospechó o lo entevió, cuando ya era tarde, y que por eso no quería volver a la guerra y perdió la alegría con que tú lo recordarás siempre y se replegó en sí mismo y se volvió solitario y se hundió en la melancolía. Que quería ser Aquiles, el Aquiles de la Ilíada, y a su modo lo fue, o al menos lo fue para ti, pero en realidad es el Aquiles de la Odiseaa, y que está en el reino de las sombras maldiciendo ser en la muerte el rey de los muertos y no el siervo en la vida. Que su muerte fue absurda”.

 

Encuadernar y restaurar libros

book-1659717_960_720Encuadernar y restaurar libros es todo un arte y, me temo, que un oficio en extinción. Una pena porque hay verdaderas joyas literarias, manuales de ciencias y otros muchos libros que deberían permanecer entre nosotros, y no me refiero a su importe, que quizás hay gente que puede pensarlo, yo me centro en dos valores: el contenido y la historia.

El contenido del libro, aunque la sociedad haya avanzado mucho y pensemos que vamos varios pasos por delante de las generaciones anteriores, tenemos mucho que aprender no solo del futuro, sino también del pasado: las enseñanzas de los primeros maestros en historia, astronomía, matemáticas, literatura, cultura… Cada vez que saco este tema me acuerdo de El nombre de la rosa de Umberto Eco y el fuego de la biblioteca de la abadía, y también me vienen a la cabeza imágenes de la Biblioteca de Alejandría.

La historia, y con esto no me refiero a lo que se cuenta en el libro, eso ya está en el contenido. Mi atención va a lo que ha vivido esa obra, a quién perteneció, quién lo escribió, cómo llegó al lugar en el que está… Apasionante.

Por esto y mucho más vale la pena conservarlos.

“Patria” de Fernando Aramburu

Esta novela tiene muchas cosas especiales, quizá por eso escribo esta entrada casi un año después de su lectura.

Enseguida que se publicó llamó mi atención y justo para mi cumpleaños de 2017, mi amiga Marga, del blog Libros y excursiones, me lo regaló y encima con la firma y dedicatoria del autor, sin duda dos de las características especiales de este libro que nada tienen que ver con el contenido, sí con el autor, ya que me lo dedicó.

He reflexionado mucho sobre el contenido de este post por varios motivos. Uno de ellos es que no quería escribirlo nada más terminar la lectura porque prefería madurarlo en mi cabeza. Hay libros que te hacen pensar y para mí este es uno de ellos debido a la trama que Aramburu nos plantea, en mi opinión se trata de una realidad que se puede haber sufrido en el seno de cualquier familia vasca, aunque en este caso no he leído ni escuchado que la novela se base en hechos reales, me consta, por lo que conozco de la sociedad del País Vasco, que situaciones como esta se han dado.

Es una manera muy inteligente de acercarnos a la sociedad vasca, de explicarnos qué sucede, cómo se lo toman las familias. Poner voz a la calle es muy importante y Aramburu lo hace de forma magistral.

Como no quiero hablar más del contenido, ya que no es mi estilo hacer resúmenes de los libros que leo, quiero centrarme en el estilo: sencillo, directo y justo. Hace muy fácil, rápida y amena la lectura de la novela a pesar de sus 642 páginas, número que a mucha gente debe echar para atrás en un principio, sin embargo a mí se me hizo corta, la leí en dos tardes y eso es gracias al autor, cuyas palabras podéis escuchar de su propia voz en este vídeo.

La idea de Fernando Aramburu de dividir la novela en capítulos cortos en los que se van narrando las diferentes escenas y situaciones de la sociedad vasca a través de los personajes elegidos agiliza la lectura.

El vocabulario sencillo y de la calle, reflejo de la gente del momento en el que se enmarca la historia llega y atrapa al lector incluso cuando utiliza términos en euskera, que a mí me son familiares sin ser mi lengua.

La manera de narrar engancha. Poco a poco te vas introduciendo en la trama, te identificas con los personajes y sientes lo que sucede como algo tuyo.

Estos tres últimos puntos hacen que para mí Patria sea el mejor libro que he leído en mucho tiempo, no solo en el año que he comentado al principio, sino bastante más. Aramburu lo ha concebido de tal manera que conmueve al lector, que le llega y por eso están bien merecidos los premios que ha recibido y la cantidad de ejemplares vendidos. En mi opinión esta novela tiene toda la pinta de convertirse en un clásico de la literatura española, seguro que queda mucho para eso, pero qué más da, este libro vino para quedarse y lectores como yo nos quedamos con ganas de más.

Para terminar, quiero empezar una sección en las entradas del blog en la que incluiré palabras u otras cosas que haya aprendido de la lectura. Se me ocurrió que no hay otra manera más acertada de inaugurarla que con Patria, la mejor novela que he leído desde hace varios años y que, hasta el momento, ninguna otra ha superado, y eso que he leído libros muy buenos desde que terminé este, pero el listón está demasiado alto.

Así que… Con Patria he aprendido…

La palabra “cagaprisas”, está en el segundo párrafo de la página 230, y Aramburu la usa en el siguiente contexto:

Miren le advirtió que iba a llegar tarde. Él le echó una mirada de alarma al reloj. Qué tarde ni ocho cuartos si aún faltaba media hora. La llamó cagaprisas. ¿Beso de despedida? No tenían costumbre.

Puede que esta palabra sea muy utilizada en diferentes zonas de España, sin embargo para mí es nueva, aunque su significado se saque por el contexto, se trata de un término que nunca había oído ni leído. Según la RAE, un cagaprisas es una “persona impaciente, que siempre tiene prisa”.

También he aprendido la expresión “pujo de llanto”, en el último párrafo de la página 261:

Nerea guardó un silencio digno. Segura de que había vencido el pujo de llanto, se atrevió a mirar a los ojos del picoleto.

De nuevo un término cuyo significado se sabe por el contexto, sin embargo para mí “pujo” es nuevo asociado a la palabra “llanto”. Yo conocía la palabra pujo como derivada del verbo pujar, sin embargo el contexto me da otra acepción, y la RAE nos ofrece las siguientes:

  1. m. Gana continua o frecuente de defecar o de orinar, con gran dificultad de lograrlo y acompañada de dolores.
  2. m. Gana violenta de prorrumpir en un afecto exterior, como la risa o el llanto.
  3. m. Deseo eficaz o ansia de lograr un propósito.
  4. m. coloq. Intento, conato, propósito, tendencia.

pujo de sangre

  1. m. pujo en deposiciones sanguinolentas o de moco y sangre.

a pujos

  1. loc. adv. coloq. Poco a poco, con dificultad.

img_1302-1Volviendo a lo que comenté justo al principio de que este libro es especial y teniendo en cuenta lo que he aprendido con él, quiero terminar diciendo gracias Fernando Aramburu por escribir semejante obra; gracias por enriquecer mi vocabulario; gracias por acercarme un poco más a la sociedad e historia de Euskadi, que tanto respeto y me gusta; gracias por haberme hecho pasar dos tardes de lectura apasionantes. Parafraseando lo que te dije en Twitter: me he quedado con ganas de más Patria.

Reto cinco líneas – Agosto 2018

reto-5-lineasEste mes Adella Brac nos propone las palabras páginas, antes y nació. Me gustaría haber continuado donde lo dejé el mes anterior, pero con estas palabras no sé si lo conseguiré.

TyK se acercó a su vecino, quería saber si necesitaba su ayuda. Cuando llegó al borde del acantilado notó que lloraba, se sentó a su lado y vio que estaba arrancando las páginas de un libro, al cabo de unos minutos él le dijo: “este diario nació antes que yo, con mi abuela, mi madre lo continuó; sin embargo, yo no he sido capaz de redactar ni siquiera una parte de mi triste vida. No merezco tenerlo”.

Si quieres saber qué pasó en el reto anterior pincha aquí, y si te animas a participar, pásate por este enlace.

“Atado y bien atado” de Rubén Uceda

Con el foco puesto en los protagonistas de la Transición que se quedaron fuera del discurso oficial, así es como Rubén Uceda nos presenta su cómic Atado y bien atado. La transición golpe a golpe (1969-1981).

img_1274Como el propio autor reconoce en el epílogo “Yo leo y releo a escondidas las crudas historias compuestas por Ivà y Carlos Giménez… y algo empieza a conectarse dentro de mí. Algo que se queda para siempre. Y es ahí… justo ahí… donde comenzó esta otra historia que tienes en tus manos. Que ahora… se despide de ti”. En mi opinión, una magistral forma de terminar un cómic que le da voz a esas voces que quedaron calladas, unas veces por el régimen, otras porque no interesaba remover el pasado y ahora… Ahora salen a la luz gracias a un historietista de padres comunistas que no ha querido mantener ese silencio por más tiempo.

Uceda narra los años de la Transición de la mano de los otros protagonistas: las mujeres, la clase obrera, la gente de barrio, los presos, los maleantes, los campesinos, los militantes revolucionarios, los que sufrieron torturas por defender sus ideales, por un lado. Pero por otro, da voz al rey, a Franco, a los militares, los empresarios, los espías y los patronos. Entre todos ellos el autor construye una historia que está fuera de los relatos oficiales, una historia que forma parte de la memoria colectiva de todos los que quieren desvincularse de un régimen autoritario. Ese en el que aún estamos.