Redundancia

Redundancia es una palabra que en principio no tiene complejidad alguna en cuanto a su significado. La RAE la define así:

Del lat.redundantia.

1. f. Sobra o demasiada abundancia de cualquier cosa o en cualquier línea.

2. f. Repetición o uso excesivo de una palabra o concepto.

3. f. Cierta repetición de la información contenida en un mensaje que emite, a pesar de la pérdida de una parte de este, reconstruir su contenido.

Según esta definición, podemos decir que la redundancia no aporta nueva información sino que repite la quue ya contiene la palabra o el mensaje.

Algunas repeticiones comunes en la lengua son: subir arriba, bajar abajo, entrar dentro, salir fuera, hueco por dentro… Seguro que conoces muchas más, aunque hay bastantes que usamos en el día a día y que no parecen tan claras, como por ejemplo: lo vi con mis propios ojos, todos eran miembros de una misma familia, lo echaron de su propia casa, colaborar juntos, te lo vuelvo a repetir, ven aquí

Hay palabras a las que no es necesario añadir ninguna otra porque su signifcado ya contiene toda la información. Algunas de ellas son:

-Abajo suscrito: suscribir es escribir abajo.

-Accidente fortuito: un accidente ya es fortuito.

-Aterido de frío: aterido es entumecido por el frío.

-Beber líquidos: beber significa ingerir un líquido.

-Cita previa: una cita siempre tiene que haber sido acordada con anterioridad.

-Completamente abarrotado: abarrotado significa lleno, completo, saturado.

Es cierto que a veces somos coonscientes de su uso y añadimos la expresión “valga la redundancia”, aunque eso no justifica el uso erróneo de la lengua.

Sin embargo la redundancia es un recurso literario, sí, también se llama pleonasmo, de hecho en los análisis de textos que hacía en cuando estudiaba usábamos esta palabra para referirnos a este fenómeno.

Foto de karabanchel.com

Foto de karabanchel.com

El pleonasmo es una figura retórica que consiste en añadir palabras que no son necesarias a una frase con el fin de dar más fuerza a la expresión. ¿Dónde podemos ver uno que muchos conocemos? En la obra Manolito gatofas de Elvira Lindo, en la que la escritora pone en boca del niño el pleonasmo “mundo mundial”:

La sita Asunción, fuera de sus casillas, dio tres punterazos en la mesa y eso nos hizo acordarnos en masa de que estábamos en el colegio, en una clase y con una sita despiadada: la sita Asunción. Mi sita dice que da los punterazos en la mesa para desahogarse. En el fondo lo que a ella le gustaría sería darlos sobre cabezas humanas, lo que pasa que tiene la mala suerte de que ahora se lo prohíbe la Constitución española. «Si no fuera por la Constitución -dice a veces mi sita Asunción-, ibais a estar más tiesos que unas velas del Santo Sepulcro.» Mi sita Asunción dijo que nada de supermanes, ni de hombres arañas, ni de bellas ni de bestias; que teníamos que demostrar a Carabanchel, a España, a Estados Unidos y al planeta Tierra que éramos unos niños buenas personas, que luchábamos por la paz del Mundo Mundial y que ella había pensado que nos íbamos a vestir los treinta niños bestias que somos de palomas de la paz.

Fragmento del capítulo dedicado a “La paz mundial”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s