Matrix en literatura

Por todos es conocida esta trilogía de películas de ciencia ficción escritas y dirigidas por los hermanos Wachowski: The Matrix, The Matrix Reloaled y The Matrix Revolutions.

Foto de YouTube

Foto de YouTube

Resumiendo mucho, la historia va sobre un futuro en el que casi todos los seres humanos han sido esclavizados por las máquinas y las inteligencias artificiales creadas. Este argumento tiene su base en diferentes obras literarias y filosóficas.

Desde un punto de vista filosófico, en la película se plantean las ideas más básicas del Mito de la caverna de Platón: vivir creyendo que lo irreal y falso es la verdad. Es el conocimiento del ser humano a partir del mundo de las ideas y el de los sentidos, conceptos muy estudiados por filósofos y pensadores de índole y épocas muy variadas a lo largo de la Historia que sin embargo tienen en común la concepción de Matrix como una parábola que ilustra el pensamiento de la existencia de una falsa realidad opresiva. Así, filósofos como Jean Baudrillard, George Berkeley, Karl Marx y Friedrich Nietzsche, y filosofías orientales como el budismo y el taoísmo estudian esta falsa realidad.

Descartes y su Teoría del genio maligno también están presentes en esta película. Él defendía la existencia de un ente superior al ser humano que provocaría el engaño de todo ser vivo, y ponía en duda todo hasta el punto de no saber realmente qué es real y qué no. En Matrix vemos cómo las máquinas crean un mundo irreal que mantiene engañado y dominado al ser humano, mientras que la búsqueda de la verdad se convierte en una realidad y una misión constante para Neo y el resto de seres humanos.

¿Pastilla roja o pastilla azul? Sin duda es la dualidad por la que todos pasamos, es un planteamiento filosófico sobre si elegir una u otra opción es escoger el camino acertado o significa ir hacia el fracaso.

En cuanto a la literatura propiamente dicha, esta trilogía tiene unas claras influencias de muchos autores.

Por ejemplo, Matrix ilustra el problema mostrado en la obra Neuromante de William Gibson considerado el padre del cyberpunk.

También vemos reflejos de literatura sobre robots, las obras de Isaac Asimov, por ejemplo, se oponen a esta posibilidad, y en otras películas como 2001, una odisea del espacio, Terminator y Yo, Robot, en las que se habla sobre la posibilidad de que las máquinas y la inteligencia artificial creadas por el hombre se rebelarán contra él.

El escritor polaco Stanisław Lem en el primer capítulo de su obra Memorias de Ijon Tichy describe al profesor Corcorán, que había creado universos mecánicos con seres virtuales, como en Matrix, en dichos universos existían espíritus y adivinadores, y los déjà-vu ocurrían por pequeñas anomalías relacionadas con el aire, con una hormiga…

Otra influencia literaria está en el conejo blanco al que Neo debe seguir en la primera película, es una clara referencia a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carrol. Simbólicamente, el acto de seguir al conejo blanco significa seguir a algo o a alguien ciegamente lo cual desembocará en aventuras y actos inimaginables.

 

Para finalizar, en la escena del vídeo anterior se puede observar que el nº de la puerta de la casa de Neo es el 101. Qué curioso, en la novela de George Orwell 1984, 101 es lugar al que enviaban a las personas para ser torturadas e inducidas a creer en situaciones falsas y amar al Gran Hermano.

Pero no sólo tenemos este detalle de la fantástica obra de Orwell, el argumento en sí es una clara evidencia puesto que relata la vida de un individuo que cree poder luchar contra un sistema totalitario para terminar dándose cuenta de que el sistema lo vigila desde hace años, manteniéndole con su falsa ilusión simplemente para cumplir con sus objetivos.

En la trilogía se ve claramente descrito el mundo distópico en el que se basa la obra literaria.

Anuncios

4 pensamientos en “Matrix en literatura

  1. Caray, pero menudo artículo te has marcado. No sabía yo que había tanta influencia literaria en esas películas. Confieso que sólo vi la primera. Muy interesante, sí señor. Biquiños!

  2. Buenos días, Estefanía,

    me ha gustado mucho el artículo. No obstante, hay una lectura poco convencional de un mundo de similares condiciones. No sé si has visto Animatrix. Si no lo has hecho, te recomiendo “El Segundo Renacimiento”, una historia que narra cómo se ha llegado a donde se está.

    Y, curiosamente, la culpa la tiene el hombre. Por miedo a ser superados por las máquinas, las destruimos. Y ellas, como única salida ante la falta de energía solar, nos usan como baterías. Pero, aun así, nos fabrican un entorno a medida en el que desarrollarnos. Es decir, no nos torturan como nosotros a ellos. En vez de eso, nos proveen de un entorno en el que saben que ya hemos estado como única salida a la pregunta:

    ¿Podemos vivir todos juntos?

    Porque está claro que, si fuese por la humanidad, los únicos que pueden vivir son la humanidad en sí misma.

    • Hola Marcos,

      Muchas gracias por tu comentario.
      La reflexión que haces es totalmente acertada, aunque quiero puntualizar que, dado el comportamiento del ser humano consigo mismo, a veces pienso que no es capaz de vivir con el resto de su propia especie.
      Seguiré tu recomendación sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s